¿Qué tratamientos debe tener una persona con demencia?

Los tratamientos para la demencia dependen tanto del estado de la enfermedad como de las causas que la han originado. En muchas ocasiones, los tratamientos para la demencia pueden revertir o frenar su desarrollo, aunque lo normal es que no haya vuelta atrás. Los tratamientos para la demencia pueden ser farmacológicos y de terapia ocupacional, aunque la enfermedad también puede paliarse con una serie de buenos hábitos en el hogar.

Tratamientos de la demencia por medio de fármacos


Estos pueden centrarse en las causas de la enfermedad, en sus síntomas o en enfermedades asociadas, y todos pueden enaltecer su desarrollo.

  • Tratamiento farmacológico de la enfermedad

    Donepezil, Rivastigmina, Gelantamina o Memantina. Mejoran los síntomas y frenan la evolución de la enfermedad en procesos degenerativos, como el Alzheimer.

  • Tratamiento de afecciones relacionadas

    Este tipo de tratamiento también tiene como objetivo frenar la demencia, aunque se basa en atacar otras enfermedades relacionadas, como la anemia, la insuficiencia cardiaca o la depresión, para que mejoren los síntomas de la propia demencia.

  • Tratamiento de los síntomas de la demencia

    Síntomas concretos como la confusión, los cambios en el comportamiento, el insomnio o la ansiedad son tratados con medicamentos. Las medicinas empleadas son: antipsicóticos, antidepresivos, sedantes o neurolépticos, ansiolíticos, medicamentos que actúan sobre la serotonina y benzodiacepinas.

  • Eliminación o sustitución de otros fármacos

    Algunos medicamentos pueden aumentar el estado de confusión de los pacientes. Eliminarlos o sustituirlos puede ser la clave para mejorar las funciones cognitivas del enfermo de demencia.

Tratamiento de la demencia con terapia ocupacional

La terapia ocupacional encaminada a la mejora de las funciones cognitivas del paciente es una herramienta muy útil para tratar la demencia. Existen muchas residencias y centros de día, como los de Sanitas Mayores, que ofrecen este tipo de terapia. La terapia ocupacional no es igual que la psicoterapia. Esta última puede aumentar el estado de ansiedad y confusión del paciente.

Hábitos para paliar la demencia en el hogar

Los hábitos en el hogar son necesarios para que el desarrollo de la demencia sea más paulatino. Estos se basan en poner una rutina fija al enfermo, con una lista donde figure su horario de actividades. El enfermo de demencia también debe hacer ejercicio físico, dando paseos siempre en compañía de otra persona. El entorno familiar y las personas conocidas son beneficiosas para que no pierda la orientación, así como ayudas a la memoria con carteles que identifiquen los objetos de uso frecuente. La buena alimentación en horarios fijos es importante, igual que los chequeos periódicos en el médico y el mantenimiento de medidas de seguridad en el hogar para evitar accidentes. Por último es importante que, mientras la persona todavía pueda tomar decisiones, se tomen las medidas legales necesarias para que en el futuro sean sus familiares quienes puedan tomar decisiones en su nombre (gestión bancaria y de los bienes familiares, institucionalización del paciente, etc.).

También te puede interesar