Síntomas y tratamiento de la artritis

La artritis es la inflamación de una o varias articulaciones, es decir, de la unión entre dos huesos, sobre la que se produce el movimiento de los mismos. Se produce generalmente por la degradación del cartílago

La causa más frecuente de artritis entre las personas mayores es el deterioro o desgaste del cartílago, que protege la articulación y evita el roce entre los huesos, proporcionando suavidad a los movimientos. La degradación del cartílago puede hacer que en determinados momentos los huesos entre en contacto, ocasionando los síntomas característicos de la artritis:
     

  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Disminuye la capacidad de movimiento de la articulación.
  • Enrojecimiento de la zona de la articulación.
  • Rigidez al despertar.
         
artritis articulaciones

artritis

  • Artritis reumatoide.
  • Esclerodermia.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Artritis infecciosa.
  • Artritis psoriásica.
  • Artritis inmunológica (asociada a lupus eritomatoso sistémico).
  • Fractura ósea previa.

En algunos casos, como el de la artritis producida por una infección bacteriana o vírica, cuando desaparece la causa lo hacen también los síntomas propios de la enfermedad. Pero no siempre es así, sino que puede convertirse en una enfermedad crónica, como la osteoartritis, que es muy común en las personas mayores y que se produce porque el cartílago se rompe, pudiendo producirse la formación de hueso nuevo y, como consecuencia, de espolones.

Tratamiento de la artritis

Si la artritis se transforma en una enfermedad crónica, lo que es frecuente en personas mayores, el tratamiento se centra en el control de los síntomas, en particular del dolor, y mejorar la funcionalidad o evitar que ésta se deteriore aun más. El paracetamol es el medicamento más utilizado para reducir el dolor característico de la artritis, aunque se dispone de un importante arsenal de medicamentos para el tratamiento de diferentes tipos de artritis no crónicas.

La fisioterapia es importante para lograr estos objetivos, al igual que la realización de ejercicios diarios que mejoren la flexibilidad de la articulación afectada y fortalezcan los músculos que permiten su movimiento. El masaje y la hidroterapia también pueden dar buenos resultados.

artritis

  • Perder peso cuando el paciente presenta sobrepeso u obesidad.
  • Evitar permanecer mucho tiempo en una misma posición.
  • Dormir bien.
  • Instalar en el baño asas en las que poder agarrarse.
  • Cuidar la alimentación, incorporando alimentos ricos en  ácidos grasos Omega-3, además de frutas y verduras.

En algunos casos, cuando la artritis empeora se puede recurrir a la cirugía. cada vez es más frecuente, por ejemplo la colocación de una prótesis de rodilla cuando la enfermedad afecta a esta articulación y afecta a la capacidad de movilidad del paciente.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.