El tratamiento de la obesidad infantil


La obesidad infantil es una de las epidemias de salud que existen a nivel mundial. No es un trastorno exclusivo de los países más industrializados, en África y en Asia tienen una de las mayores tasas de obesidad de niños menores de 5 años, según la OMS.

Uno de los grandes problemas de la obesidad infantil es que la mayoría de estos niños siguen siendo obesos cuando pasan a la edad adulta. Esta condición puede favorecer el aumento de enfermedades precoces relacionadas con cardiopatías o trastornos del metabolismo -diabetes mellitus, hipertensión arterial, etc.-.

¿Cuáles son las causas de la obesidad infantil?

La obesidad se produce, fundamentalmente, cuando la ingesta de grasas es superior a las que puede desgatar el organismo. Los cambios de hábitos de vida a nivel mundial han condicionado que se aumente el consumo de alimentos hipercalóricos con alto contenido en azúcares y grasas, y se disminuya la actividad física favoreciendo las actividades más sedentarias.

Habitualmente, los niños no eligen la dieta o el tipo de alimentos que ingieren, por lo tanto, los principales responsables son los padres y el colegio (si los niños comen ahí). Por ejemplo, un 8 % de los niños van al colegio sin haber desayunado y un altísimo porcentaje lo hacen de forma inadecuada, con tan sólo un vaso de leche y unas galletas o un bollo. Para identificar la causa del problema se debe conocer de manera exhaustiva el entorno del niño. A excepción de que se diagnostique un trastorno endocrino o factores genéticos que favorezcan el sobrepeso, en este caso el abordaje sería desde otro punto más clínico.

tratamiento de la obesidad infantil

Tratamientos contra la obesidad infantil

Como comentábamos, el problema de la obesidad infantil se centra en mejorar la dieta alimentaria y aumentar la actividad física. Estos cambios de hábitos de vida se deben enfocar desde diversos frentes en los que tanto la familia como su entorno cercano se hagan responsables de los cambios.   Antes, hay que tener en cuenta que los tratamientos contra la obesidad dirigidos a personas adultas -medicamentos quemagrasas o cirugía bariátrica- no están recomendados para los niños. Al menos, no antes de finalizar su desarrollo. Por lo tanto, el objetivo principal es la modificación de hábitos de vida.

Para poder establecer un plan adaptado a las circunstancias de cada niño, es necesario que el especialista analice su rutina familiar: hábitos alimenticios, actividad, conductas, etc. Deberá averiguar:

  • Qué, cómo, cuánto y cuándo come.
  • Cuánto tiempo pasa ante el televisor, el ordenador o la videoconsola.
  • Cuál es su actividad física.
  • Qué actividad social y de ocio desarrolla tanto el niño como el conjunto de la familia.
     

Una vez realizado un estudio completo del entorno, se establecerán las nuevas conductas saludables, tanto alimentarias como de actividad. Modificar estilo de vida no es una tarea sencilla, sobre todo si la familia también es obesa. Lo primero es contar con el apoyo y participación de la familia.

Dieta

Lo principal es conseguir una dieta equilibrada, eliminar aquellos alimentos que tienen un alto contenido en azúcares y grasas saturadas. Y sustituirlos por otros alimentos más sanos: verduras, hortalizas, frutas, pescados, cereales integrales, etc A pesar de que suele aburrido, se la comida se puede presentar de formas divertidas para que el niño tenga menor impacto. Es importante también la forma de cocinar los alimentos, se deben evitar los fritos o cocinar con mantequillas. Y establecer una rutina saludable de comidas, es decir, realizar cinco comidas al día: 3 de ellas principales y 2 más livianas. No es bueno, saltarse comidas.

Para conseguir el éxito del plan, hay que tener en cuenta la edad del niño: si es menor de 5 años, los padres deben asumir completamente la responsabilidad del tratamiento; entre 5 y 9 años, ésta será compartida con él; y a partir de esta edad el niño deberá asumir responsabilidades más importantes.

Actividad física

La actividad física es una parte esencial del tratamiento de la obesidad infantil. Deben buscarse actividades atractivas, de acuerdo con los intereses y posibilidades del niño. Debe iniciarse con un ejercicio de intensidad suave pero continuo, que vaya ganando en intensidad de forma gradual. También es importante que no lo realice solo y que se vigile que lo haga. La mejor manera de lograrlo es hacerlo con él y procurando que le resulte divertido.

Recomendaciones generales

La familia debe implicarse activamente en el tratamiento de la obesidad infantil, cambiando actitudes y hábitos que puedan resultar perjudiciales para el adecuado cumplimiento del tratamiento. He aquí algunas recomendaciones útiles que sin duda ayudarán:

  • Llenar la nevera o la despensa de alimentos frescos y saludables. La mejor manera de evitar que el niño coma alimentos poco adecuados es no tenerlos en casa.
  • Planificar los menús de las comidas, teniendo en cuenta la presencia y la proporción adecuada de los diferentes grupos de alimentos.
  • Procurar que el niño realice cinco comidas al día, siendo el desayuno una de las más importantes desde el punto de vista energético.
  • Utilizar técnicas de cocción saludables: al vapor, plancha, horno, wok, etc.
  • Evitar los refrescos gaseosos y azucarados, así como las bebidas isotónicas. El mejor refresco es un vaso de leche o un zumo de frutas natural.
  • Limitar el tiempo que el niño pasa ante el televisor o la videoconsola.
  • Motivar al niño para que practique algún deporte o actividad física.
  • Llevarlo al parque para que juegue con otros niños. La actividad física es mucho mayor y más intensa que en casa.
  • Planificar el ocio familiar de fin de semana incluyendo la realización de alguna actividad física en la que participen todos.

 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.