Codo de golfista. Epicondilitis media


El codo de golfista es una tendinitis que se localiza en la parte interior del codo. A esta lesión también se la conoce como epicondilitis media, porque afecta a los tendones que se ubican en el epicóndilo medial, o epitrocleítis.

Este trastorno se produce cuando se realiza de manera frecuente y continuada una hiperflexión del codo, es decir, que se estira de manera exagerada más allá del límite normal. Este movimiento provoca microroturas en los músculos flexores de la muñeca, estos músculos van desde la muñeca hasta la parte interna del codo. En concreto el golfista al realizar el swing lleva los músculos hasta esa posición.

Sin embargo, no es una lesión exclusiva de estos deportistas, se puede producir con la práctica de otros deportes como tenis, béisbol, lanzamiento de peso o jabalina, halterofilia, etc.; o bien, la práctica de algunas actividades laborales como carpintero, pintor, operario de una cadena de montaje, albañil, usuario de ordenador, etc.

Existe otro trastorno parecido que se llama codo de tenista, pero este afecta al epicóndilo lateral, siendo otra zona del brazo la que está lesionada.

epicondilitis media

Síntomas y diagnóstico del codo de golfista

El principal síntoma que caracteriza este trastorno es un dolor que aparece en la cara interna del codo y que se dirige hacia la parte de la muñeca más próxima al meñique. También se detecta dolor cuando se flexiona la muñeca hacia el interior, al sujetar algún objeto, al dar un apretón de manos o al presionar sobre la parte interior del codo.

Por otro lado, se puede notar un adormecimiento u hormigueo desde el codo hasta el meñique e incluso el anular.

El diagnóstico de este problema es sencillo con la enumeración de los síntomas y una exploración de la zona realizada por el médico, detectará si presionando o flexionando el brazo el dolor aparece o se agrava.

Tratamiento del codo de golfista

El tratamiento del codo de golfista se basa en aliviar el dolor, bajar la inflamación y adquirir de nuevo la movilidad total de los músculos. Para ello, la recomendación principal es dejar de realizar la actividad que ha causado la lesión.

En general el tratamiento se basa en:

  • Descaso y aparatos ortopédicos: el reposo permite que la zona inflamada descanse y pueda sanarse con mayor facilidad. Para ayudar que el codo se relaje se puede utilizar una ortesis que favorece la relajación del tendón.
  • Compresas de frío: la aplicación de hielo o bolsas de gel frío ayudan a que la inflamación baje y la recuperación sea más rápida. Es necesario que se coloque 3 o 4 veces al día durante unos 20 minutos las compresas de frío.
  • Fármacos: la terapia farmacológica habitual es la administración de antinflamatorios no esteroideos -aspirina, ibuprofeno, naproxeno, etc.-, y analgésicos para aliviar el dolor. Aunque el uso de antiinflamatorios puede ayudar también a aliviar el dolor, por esto motivo, es mejor que sea el médico quién recomiende la pauta farmacológica.
  • Fisioterapia: un programa de ejercicios de estiramientos para fortalecer los músculos y realizar una progresiva reutilización del brazo con el apoyo de una ortesis adecuada mejora la lesión de manera considerada. Los fisioterapeutas ofrecen diferentes terapias: masajes musculares para recuperar el músculo, aplicación de ultrasonido para bajar la inflamación, hidroterapia para mover la articulación con mayor facilidad y aprendizaje y modificación de los hábitos que han generado la lesión para que esta no vuelva a reaparecer.
  • Cirugía: esta técnica solo se utiliza cuando el dolor se mantiene más allá de los seis meses o el problema persiste tras el tratamiento anterior. En esta situación es un traumatólogo el que tiene que valorará la necesidad de corregir la tendinitis mediante cirugía.
     

FUENTES:
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-epicondilitis-epitrocleitis-revision-X0213932411435678
http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/codo-de-tenista-epicondilitis-lateral-y-codo-de-golfista-epicondilitis-media/

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.