Tipos de rehabilitación tras sufrir un ictus

La detección de ictus de forma precoz y un tratamiento temprano es fundamental para la rehabilitación de la persona. Aunque ningún programa de rehabilitación garantiza una recuperación definitiva, es necesario que el paciente se acostumbre a las carencias que le ha producido el accidente cardiovascular, de manera que pueda ejercitar la autonomía que conserva y evitar caer en la dependencia total. En Sanitas Mayores contamos con distintos tipos de terapia y los mejores profesionales para la rehabilitación del ictus.

Rehabilitación tras el ictus con terapia física

El principal objetivo de este tipo de terapia es recuperar total o parcialmente funcionalidades tales como tenerse en pie, andar, mantener el equilibrio o evitar caerse. Es un proceso de rehabilitación importante para aquellas personas que eran independientes antes del accidente, a diferencia de otros casos de personas en estado vegetativo o comatosos, donde la terapia física tras el ictus apenas tiene efectos.

Terapia ocupacional

Este tipo de rehabilitación del ictus se centra en conseguir que el paciente vuelva a ser capaz de practicar las actividades cotidianas, ejercitando sus capacidades motrices y adaptándose al entorno otra vez. El equipo médico de Sanitas Mayores se emplea a fondo para lograr que los pacientes en rehabilitación tras un ictus recuperen sus funcionalidades anteriores al accidente y no caigan en la frustración.

Logopedia como forma de rehabilitación del ictus

Uno de los efectos habituales del ictus es la dificultad en el lenguaje. Esta se puede manifestar como la incapacidad de emitir o entender ningún lenguaje coherente (afasia), por la dificultad al articular palabras (disartria) o por la imposibilidad de hablar. En estos casos, el logopeda se encarga de ayudar al paciente a recuperar el lenguaje y las capacidades comunicativas.

Rehabilitación de la disfagia

Existe la posibilidad de que el paciente que ha sufrido un ictus presente dificultades para tragar. La disfagia se puede rehabilitar con una modificación de la dieta, así como con técnicas de alimentación seguras para que el enfermo no padezca desnutrición, deshidratación o le pase la comida al pulmón. En casos complejos, es necesario utilizar una sonda.

Más información sobre la rehabilitación del ictus

  • Tras un año de rehabilitación, solo el 20% de las personas que han sufrido un ictus necesitan ayuda puntual en las actividades cotidianas.
  • Durante los primeros 3-6 meses lo pacientes en rehabilitación tras un ictus recuperan la mayor parte de los movimientos voluntarios.
  • La recuperación del lenguaje, el equilibrio y otras tareas rutinarias puede seguir avanzando hasta los 2 años de rehabilitación.
  • La rehabilitación del ictus se hace posible gracias a un equipo médico dedicado, a familiares entregados y a la voluntad del paciente.

También te puede interesar