Enfermedades neurológicas en las personas mayores

En la actualidad se conoce más de 600 enfermedades neurológicas que afectan al cerebro, la médula espinal y los nervios. El hecho de que estas patologías afecten al sistema nervioso central genera una serie de síntomas que afectan a funciones muy importantes del cuerpo humano, tanto físicas como cognitivas:

  • Capacidad de movimiento.
  • Dificultades en la deglución.
  • Dificultades respiratorias.
  • Alteraciones del habla.
  • Problemas de memoria.
  • Pérdida de habilidades cerebrales.
  • Demencias.
  • Depresión.
  • Alteraciones de los sentidos y las emociones.
  • Incremento del riesgo de caídas en las personas mayores.
          
enfermedades neurológicas

Algunas de estas enfermedades neurológicas son congénitas y se deben a alteraciones genéticas de nacimiento. Muchas otras se inician en los adultos de entre 30 a 50 años y entre ellas figuran no pocas enfermedades degenerativas. Y otras son más frecuentes en las personas que han superado los 65 años de edad, pues están asociadas al proceso de envejecimiento. Sin embargo, las personas mayores pueden padecer cualquiera de ellas.

Entre las enfermedades neurológicas más frecuentes en este grupo de población destacan las siguientes:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Demencias de origen vascular.
  • Otras alteraciones causadas por enfermedades cerebrovasculares.
  • Epilepsia.
  • Neuropatías.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Esclerosis múltiple.
  • Dolor neuropático.
  • Lesiones de la médula espinal.
  • Tumores cerebrales o metástasis.
  • Infecciones que afectan al cerebro, como la meningitis o la encefalitis.
  • Enfermedades congénitas, como la Enfermedad de Huntington o la distrofia muscular.

Todas estas enfermedades neurológicas pueden condicionar seriamente la autonomía de las personas mayores, tanto en lo físico como en lo mental y sumirlas en un grado de dependencia creciente que exige adaptar la vida de sus familiares a los cuidados que necesitan o institucionarlos cuando no es posible proporcionárselos en casa.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.