Coberturas imprescindibles de un seguro de decesos

El seguro de decesos debe cumplir con una finalidad fundamental: liberar a la familia de los gastos y trámites burocráticos derivados del fallecimiento del asegurado, garantizar que el sepelio responde a lo que éste deseaba y que la familia encuentre en el personal de la compañía aseguradora un apoyo que estas circunstancias resulta, además de práctico y liberador, incluso emocional.

Este tipo de seguros se adaptan siempre a la voluntad y los deseos que las personas que los suscriben tienen en relación al momento en que se produzca su fallecimiento, por lo que en el momento de contratarlo puede establecer la cobertura de todo lo que desee. En este sentido hay una serie de coberturas que se consideran altamente recomendables e incluso imprescindibles:

  1. Asesoramiento jurídico y tramitación de documentos. Hay varios aspectos importantes en los que esta cobertura resulta fundamental
    • El fallecimiento debe inscribirse en el Registro Civil antes de que hayan transcurrido 24 horas.
    • Tramites necesarios para el traslado del fallecido a otra localidad o país.
    • Presentación de la solicitud de la declaración de herederos.
    • Asesoramiento jurídico y legal a los familiares en relación a la tramitación de la herencia.
  2. Contratación de los servicios funerarios. Debe incluir recogida del cadáver y traslado al tanatorio y los servicios que en éste se ofrecen, así como flores, libro de firmas, publicación de esquelas etc. También el traslado al cementerio en coche fúnebre y el sepelio. Se puede incluir el alquiler de la sepultura y la elaboración y personalización de la lápida, o, en su caso, el servicio de incineración.
  3. Elección del lugar inhumación. Especialmente importante cuando se desea ser sepultado en un lugar diferente al que se reside.
        

Existen otras coberturas que pueden resultar útiles o considerarse imprescindibles, según los casos. Así, existe una cláusula que contempla la estancia de un acompañante por fallecimiento, accidente o enfermedad grave o la asistencia a menores y acompañantes en los mismos casos. También se puede contratar el apoyo psicológico a los familiares cuando el fallecimiento del asegurado pueda representar un trauma para la familia al producirse de forma repentina y/o violenta. Otra opción que ofrecen las compañías aseguradoras es la conservación del ADN.

Finalmente, el seguro de decesos se ha adaptado a la tecnología informática, de tal modo que ofrece también la posibilidad de hacer testamento online, incluyendo la asesoría legal y la firma notarial. También se puede hacer el testamento vital con las indicaciones de los cuidados que se desea recibir en el caso de que la enfermedad haya producido un deterioro físico mental y físico irreversible. Finalmente, se puede encargar a la compañía aseguradora que borre la huella digital del asegurado cuando éste fallezca, ejerciendo todas las acciones necesarias para cumplir con el derecho al olvido.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.