¿Por qué se produce la pérdida o adelgazamiento del cabello?

Aunque es un problema que se da con mayor frecuencia en los hombres, la pérdida o adelgazamiento del cabello puede producirse también en mujeres y niños. Es normal que cada día se caigan entre 20 o 100 cabellos (en otoño hasta 200), si bien se reponen naturalmente. Forma parte del proceso de regeneración de los tejidos que ocurre en todo el organismo y, de hecho, el pelo suele renovarse en su totalidad cada seis meses.

El problema surge cuando no se repone todo el pelo que se cae, de tal modo que se vuelve menos tupido, dejando gradualmente al descubierto la piel del cuero cabelludo, generando la aparición de entradas (sienes o coronilla) e incluso llegando a causar la calvicie (pérdida total del cabello en determinadas zonas).

La pérdida o adelgazamiento del cabello puede ser un proceso temporal, pero también continuo o recurrente. Y puede darse de forma repentina o producirse lentamente, de forma casi imperceptible. Lo importante es tener en cuenta que en no pocos casos puede ser un síntoma de la existencia de enfermedades específicas, por lo que debe siempre consultarse a un especialista y de manera específica cuando la caída se produce de forma drástica.

A continuación se dan algunos de los signos y síntomas más comunes que podrían indicar un problema de adelgazamiento del cabello:
  

  • Un incremento en el número de cabellos que se caen cada día.
  • Cambios en la calidad del cabello, que se hace más fino que antes.
  • Pérdida de volumen.
  • Algunas zonas dejan entrever la piel.
  • Entradas prominentes, especialmente en las sienes, lo que hace que la frente se vea más amplia.
pérdida o adelgazamiento del cabello

Causas de la pérdida o adelgazamiento del cabello

Existen numerosos factores que pueden predisponer a una pérdida o adelgazamiento del cabello:
  

  • Genética: especialmente en los hombres la calvicie puede ser un problema hereditario.
  • Envejecimiento: la edad conlleva por lo general una pérdida gradual o adelgazamiento del cabello por múltiples factores: enfermedades, cambios hormonales en la mujer, uso de determinados medicamentos, mala alimentación, etc.
  • Estrés:  uno de los signos de un estrés excesivo puede ser la caída inusual de pelo.
  • Infecciones bacterianas o micóticas: este tipo de  infecciones pueden causar sequedad de la piel del cuero cabelludo, descamación y pérdida o adelgazamiento del cabello.
  • Cambios hormonales: es una de las causas más comunes de alopecia en las mujeres, especialmente tras la menopausia.
  • El uso de algunos medicamentos: la caída del cabello se asocia habitualmente a la quimioterapia que se utiliza en el tratamiento del cáncer, aunque una vez finalizado el pelo vuelve a salir. Sin embargo, existen otros medicamentos que pueden generar el adelgazamiento del cabello: cortisona, fármacos indicados para el tratamiento de la hipertensión arterial, anticoagulantes (heparina), reguladores del colesterol (hipolipemiantes), antidepresivos tricíclicos, etc.
  • Ciertas enfermedades: la caída del cabello puede ser un síntoma de ciertas enfermedades, como el lupus eritomatoso o la diabetes.
  • Alimentación deficiente: el adelgazamiento del cabello puede ser el primer signo de una alimentación deficitaria en nutrientes, como la falta de hierro y la ausencia o escasez de proteínas o determinadas vitaminas. 
      

Tratamiento de la pérdida o adelgazamiento del cabello
  

  • Tratamientos farmacológicos: en la actualidad hay fármacos específicos para la caída del cabello en el hombre, como son los inhibidores de la 5-alfa-reductasa, que actúan reduciendo la presencia de dihidrotestosterona en la sangre, que es la responsable de que los folículos pilosos se debiliten y se caiga el pelo.
  • Otros tratamientos orales: hay múltiples complementos nutricionales indicados para frenar o prevenir la pérdida o adelgazamiento del cabello: biotina, ácido fólico, vitamina B12, cisterna, zinc, levadura de cerveza. ácido linoleico, ácido graso Omega-6, etc.
  • Tratamientos tópicos: hay algunos tratamientos de uso tópico que permiten fortalecer el cabello y evitar la caída, pero no reponer el que se ha perdido. El más conocido es el minoxidil, que actúa como vasodilatador y por tanto estimula la raíz del pelo y el crecimiento del mismo. Es un tratamiento de larga duración y su efecto desaparece cuando se deja de usar.
    Recientemente algunos se han comercializado algunos serum específicos para la pérdida o adelgazamiento del cabello, especialmente en mujeres, que contienen un factor de crecimiento epidérmico de origen vegetal que emula a una proteína del cuerpo humano que participa en el control del desarrollo celular y que parece ser que favorecen la formación de nuevo cabello en los folículos que lo han perdido.
    A estos productos cabe añadir los numerosos tónicos capilares que contienen los nutrientes antes mencionados, aunque no se dispone de estudios que demuestren su eficacia. Algunos sí parecen estimular el crecimiento del cabello.
  • Medicina regenerativa: en la actualidad los dermatólogos empiezan a utilizar lo que denominan PRP (plasma rico en plaquetas). Se obtiene una muestra de sangre del propio paciente que se centrifuga para obtener un plasma rico en plaquetas que posteriormente se inyecta en las zonas del cuero cabelludo en las que se está perdiendo el cabello, con el objetivo de fortalecer y regenerar los folículos pilosos dañados.
  • Otras técnicas: hay otras técnicas que se aplican para la regeneración del cabello, como son la ozonoterapia, la mesoterapia o el láser de baja frecuencia.
  • Implante de pelo: es una técnica que se ha mejorado notablemente en los últimos años. Se toman los folículos de la parte trasera de la cabeza, que nunca se pierden, y se trasplantan uno a uno en las zonas donde se ha perdido el cabello. Es una solución definitiva.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.