Cambios en la piel durante el embarazo

piel

  • Acné: lo más habitual es que se produzca en los primeros momentos del embarazo, especialmente en aquellas mujeres en las que la menstruación venía precedida de la aparición de erupciones cutáneas en la cara. Sin embargo, en algunas mujeres que ya tenían acné antes de quedar embarazadas, éste mejora durante la gestación.
  • Piel brillante: la piel adquiere un brillo especial durante el embarazo, por dos causas diferentes. Por un lado, los cambios hormonales provocan que las glándulas sebáceas de la piel produzcan más grasa. Por otro, se produce un aumento del flujo sanguíneo en el epitelio, que incrementa la oxigenación de las células cutáneas.
  • Estrías gravídicas: aparecen en la gran mayoría de las mujeres a consecuencia del estiramiento de la piel que se produce durante la gestación. En la mayoría de los casos surgen en el abdomen o en los senos, pero pueden hacerlo también en nalgas y caderas. Se reducen gradualmente después del parto, e incluso desaparecen; pero no se puede evitar su formación.
  • Manchas: también son frecuentes y pueden ser de diferentes tipos:

piel 

- Línea negra: es una raya oscura que recorre de abajo a arriba la parte central del abdomen.
- Piernas azuladas: es más frecuente en las zonas con clima frío y se caracteriza por una decoloración de la piel en algunas áreas de las piernas. Las manchas desaparecen después del parto.

cambios en la piel durante el embarazo
  • Erupciones cutáneas: se producen como consecuencia del calor y a causa del sudor, que es más intenso durante el embarazo. También es frecuente que en la parte final de la gestación aparezcan erupciones con prurito en el abdomen que, aunque no revisten ningún problema, pueden extenderse a los glúteo, las piernas y los brazos.
  • Palmas rojas: es característico del aumento de la concentración de estrógenos y también puede afectar a la planta de los pies. Puede producir picor.
  • Arañas vasculares: al aumentar el flujo sanguíneo pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo, incluida la cara. Pero desparecen después del parto.
  • Acrocordón: se caracteriza por la aparición de papilomas cutáneos, generalmente en el cuello, los senos o las axilas. Son pequeños, del mismo color que la piel y suaves. El problema es que no desaparecen después del parto.
  • Uñas y cabello: pueden crecer más rápido de lo habitual y son aparentemente más fuertes. También es posible que las uñas se vuelvan más quebradizas y blandas.
  • Picores: es posible que a partir de la 34ª semana de embarazo aparezca sarpullido, generalmente en el vientre, en forma de ronchas rojas que pican. Si el picor es excesivo se deberá consultar con el médico, ya que se puede aliviar con cremas antihistamínicas o con corticoides.
      

Es imposible predecir qué cambios se producirán en la piel de cada mujer, aunque, en términos generales, algunos de ellos pueden prevenirse tomando una serie de precauciones desde el inicio del embarazo: hidratar la piel a diario con cremas, y especialmente el abdomen; evitar el calor y vestirse adecuadamente para soportarlo mejor (prendas amplias de algodón); no sobrepasar el peso recomendado y seguir una dieta equilibrada.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.