Diabetes: mejorar la dieta de nuestros pacientes

Es necesario planificar una dieta equilibrada, en la que se eviten los hidratos de carbono de absorción rápida como azúcar, caramelos, chocolate, productos confeccionados con harinas refinadas, mermelada...

"El eje de la alimentación en las personas con diabetes debe basarse en la Pauta de Alimentación Atlántica: Huerta, mar y granja (hortalizas, pescados mariscos, huevos, pollo, pavo, legumbres, frutas, lácteos frescos)".

Nunca es suficientemente repetido la importancia de proceder a chequeos de sangre periódicos, máxime si existen antecedentes diabéticos familiares o exceso de peso.

Diabetes y dieta equilibrada

Recomendamos las siguientes etapas:

1ª Etapa

  • Tensión arteria.
  • Función renal.
  • Talla y peso.
  • Índice de Masa Corporal.

 2ª Etapa

  • Analítica sanguínea y exploración.
  • Función hidrocarbonada: Glucosa, Hb A1c glicosilada.
  • Función lipídica: Colesterol, HDL, LDL, Triglicéridos.
  • Función renal: Urea, Nitrógeno ureico, Creatinina, Orina completa.


 3ª Etapa

Estudio nutricional. Exponer al endocrino la dieta habitual en la que se considere:

  • Gustos y estilo de vida (Horarios de comidas, comidas en casa o fuera de ella, como se preparan las comidas...)
  • Tendencias alimentarias excesivas o incorrectas como:

    a) Ingesta de dulces, chocolate, mermeladas, bollería...

    b) Grasas y aceites

    c) Consumo de pan, pasta o arroz

    d) Embutidos, quesos grasos

    e) Uso de bebidas alcohólicas

 4ª Etapa

  • Actividad física. Analizar el tiempo que destina a vida sedentaria, a pasear, ejercicios físicos, limitaciones físicas... Establecer una actividad físca constante, acorde con las posibilidades personales.
  • Perfil psicosomático. Valorar estatus profesional, familiar, económico.


 5ª Etapa

Correcciones progresivas. Equilibrar actitudes.
Establecer los cambios oportunos, para mejorar el estilo de vida, incluidas las modificaciones en la alimentación. acercando su estilo de comida a la dieta equilibrada. - Ello debe ser realizado sin agobio, asumiendo las condiciones personales que favorezcan un bioestilo ideal.

  • Menús sin recuento calórico. Disponer de lista de alimentos aconsejados sin restricción (puede tomarlos a diario), con moderación (2-3 días / semana) y ocasionales (sólo podrá tomarlos en situaciones muy excepcionales), bloques verde, amarillo y rojo a la cual hemos denominado ¿pauta semáforo¿. Dependiendo del peso del paciente, así se diseñará una dieta hipo, normo o hipercalórica, ajustando la medicación a dicha situación.
  •  Menús preestablecidos para un nivel calórico determinado. Es un método muy rígido, pero en determinadas personas puede ser útil. Puede ayudarnos conocer las costumbres alimentarias y de cocina de la zona, para hacer una propuesta de comidas para los días de la semana, o unas tablas con propuesta de 5-10 desayunos, medias-mañanas, almuerzos, meriendas y cenas a elegir.
  • Pauta fija: Tiene la ventaja de que es fácil de usar y de explicar. Puede ser de gran utilidad en la etapa inicial, sobre todo en diabéticos de nuevo diagnóstico.
  • Dieta personalizada, por raciones o raciones de intercambio. La más útil. Su adaptación requiere un sencilla explicación y disciplina inicial. Se fundamenta en la clasificación de alimentos en unidades que denominamos raciones o intercambios. Es flexible y muy práctica y aconsejada repetidamente por organizaciones internacionales de diabetes.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.