Niños gorditos, papás complacientes

El planteamiento de una comida en los primeros años de la vida, va ayudar mucho a costumbres futuras en la alimentación. Tras el periodo de lactancia, dirigida habitualmente por el pediatra, se deben desarrollar pautas de comida o buscar la ayudas precisas para diseñar una nutrición adecuada

Unas veces por descuido, otras porque el niño no nos come, se favorece una alimentación mas cerca del instinto natural de nuestros hijos, que de la que en realidad les conviene. Y entramos en el periodo de permisividad: chucherías, patatas fritas, embutidos en demasía, dulces, bollería...

Una alimentación correcta en el período de formación física e intelectual, cuando se forma su anatomía, su calidad intelectual y sus costumbres, debe ser bien planeada. En las comidas de colegio, se debe instar a los responsables a un correcto balance de primeros y segundos platos.

Es fácil un esquema de buena alimentación, el cual se basa en los tres puntales de proteínas huevos, pescado, carne, además de leche y sus derivados, grupo lácteo que aporta a las proteínas una excelente cantidad de calcio.

Esos nutrientes son los que van a dar calidad a su cuerpo y cerebro, los constructores de su anatomía. Como complemento imprescindible de una correcta nutrición se debe fomentar los productos de la huerta(aporte de vitamina C, E y A, fibra y flavonoides).

Los horarios de comida han de programarse con cierta disciplina

  • Los desayunos son primordiales y no se alejan de los tradicionales de familia: Pan o galletas tipo “María”, cereales, leche, yogur con fruta picada,....
  • En las comidas y cenas, pocos aceites o grasas; control de hidratos de carbono de grano (pan, pastas, arroz) o pastelería; buena cantidad de pescado, huevos, carne y legumbres; abundantes productos frescos de huerta, incluidas patatas y fruta; leche (tres vasos) y yogures (dos unidades).
  • Los ¿bocatas¿ de media mañana y de merienda han de ser proporcionales a la aconsejable actividad física de los adolescentes, racionalizando quesos y embutidos grasos.
bebé frente a un plato de papilla

El ejemplo que proporcionemos a nuestros hijos, es primordial respecto al futuro desarrollo de su personalidad. Si nos referimos al estilo, modos y maneras de alimentarse diría que es primordial.

De nada sirve que reglamentemos su nutrición, si a la hora de sentarse a la mesa ven homenajes de frituras, embutidos, vino, cerveza o dulces... El orientar hábitos y gustos alimentarios es cuidar la calidad física y mental de sus próximos años.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.