Cáncer de estómago


Según un informe publicado por la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica) en 2017, en España se produjeron unos 8.500 casos en 2015, situándose en el sexto lugar por frecuencia. Aunque las cifras siguen aumentando debido a que se realiza un mayor control para intentar realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad. Detectar a tiempo el cáncer de estómago favorece el pronóstico de la misma.

Factores de riesgo

El adenocarcinoma de estómago suele aparecer en zonas inflamadas del tejido gástrico, por esta razón la infección por Helicobacter Pylori es uno de los principales factores de riesgo para padecer un cáncer de estómago.

Aunque existen otros factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo de este tipo de tumor, como son:

  • Pólipos gástricos: este tipo de masas estomacales, que en un principio son benignas, pueden malignizarse, por lo que es importante extirparlos.
  • Edad: generalmente, este tipo de tumor se presenta con mayor frecuencia a partir de los 50 años.
  • Sexo: el adenocarcinoma de estómago tiene mayor incidencia en los hombres que en las mujeres.
  • Alimentación: el consumo frecuente de ahumados, pescado y carnes en salazón y verduras conservadas en vinagre favorece la aparición. Sin embargo, hay claros indicios de que el consumo de frutas, verduras y vegetales frescos que contengan vitamina A y C puede disminuir el riesgo del cáncer de estómago.
  • Antecedentes familiares: el cáncer de estómago no es una enfermedad hereditaria, pero sí existe una mayor incidencia en personas que tienen antecedentes familiares.
  • Hábitos: el consumo de alcohol o tabaco o sustancias tóxicas de manera habitual irrita la mucosa gástrica predisponiendo a la persona a tener cáncer de estómago.
  • Otros factores de riesgo: obesidad, anemia persistente y ciertas actividades profesionales, como la minería del carbón hulla y metal.
     

cáncer de estómago

Síntomas del cáncer de estomago

Como en la mayoría de los casos de cáncer, los síntomas se producen cuando la enfermedad ya ha avanzado. Es habitual que la presencia del tumor sea detectada en las revisiones o controles de otras enfermedades.

Entre ellos destacan:

  • Falta de apetito.
  • Adelgazamiento no justificado.
  • Dolor abdominal.
  • Acidez.
  • Indigestión.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Hinchazón del abdomen por acumulación de líquidos.
     

Los síntomas, las opciones de tratamiento y la perspectiva de supervivencia dependerán de la parte del estómago en donde se haya originado el cáncer, aunque por lo general se inicia en la mucosa gástrica y se extiende lentamente hacia las otras capas de la pared estomacal.

Diagnóstico y tratamiento

Si el paciente tiene varios factores de riesgo es normal que el médico pueda solicitar una gastroscopia para descartar la presencia del tumor. Cuando este se detecta a tiempo el nivel de supervivencia aumenta considerablemente.

Cuando existe la sospecha de que el paciente pueda tener un cáncer de estómago, se realizará: una historia clínica y exploración; analítica de sangre en la que se observará si existe anemia y el nivel de los marcadores tumorales; y pruebas de imagen como la endoscopia digestiva en la que se podrá tomar una muestra para la biopsia y radiografías que permitan conocer la extensión de la enfermedad. Si es necesario realizar alguna prueba complementaria para confirmar el diagnóstico o conocer si existe metástasis se podrá realizar una tomografía de emisión de positrones (PET), gammagrafía, ecografía endoscópica o laparoscopia.

La decisión del tratamiento del cáncer de estómago dependerá del estadio del tumor y lo extendido que se encuentre. En la mayoría de los casos se opta por la extirpación del cáncer mediante cirugía y si es necesario complementarlo con quimioterapia y/o radioterapia. Sin embargo, como algunos pacientes presentan problemas para alimentarse después de la cirugía y del tratamiento posterior -quimioterapia y/o radioterapia-, por esta razón, en ocasiones, se coloca durante la cirugía un tubo en el intestino con el fin de que los productos nutritivos que se administran al enfermo lleguen directamente al intestino y se evite una posible desnutrición.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.