Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas
Ortodoncia

Para todos, seas o no de Sanitas

Brackets Metálicos

Los brackets metálicos resuelven cualquier tipo de complicación de la mordida, y están indicadas tanto para adultos y jóvenes, como para niños de menor edad.

Seas o no asegurado de Sanitas

Pedir cita online

Tipos de Ortodoncia

 

¿Cómo funcionan?

Los brackets son el soporte que une el diente con el arco que ejercerá la fuerza necesaria para producir el movimiento del diente. Los brackets constan de una base que se une al diente, un vástago con una hendidura para que se introduzca el arco y unas ligaduras que agarran el arco. Las ligaduras son de gomas en la ortodoncia tradicional y unas pestañas en los brackets autoligables.

El arco ejerce una fuerza contra el bracket, que este distribuye en el diente, con el ángulo adecuado para realizar el desplazamiento de ese diente. El movimiento puede ser de baja fricción en el sentido del arco o de alta fricción si es necesaria la rotación de la pieza. Para realizar de manera adecuada estos movimientos es muy importante el ligamiento del bracket con el arco que será lo que soporte la presión o fuerza.

Ventajas y desventajas de los brackets metálicos

Los brackets metálicos son el sistema más tradicional de las ortodoncias, además de ser eficaces y seguros. Las ventajas y desventajas que ofrece una ortodoncia con este material son:

Ventajas

  • Los brackets metálicos están realizados en un material muy resistente y duradero.
  • Estos brackets están recomendados para cualquier tipo de maloclusión o malformación dentaria.
  • Los brackets metálicos son la opción más económica con respecto a las diferentes opciones existentes –porcelana o zafiro-.
  • Las gomas de los brackets tradicionales se pueden realizan en diferentes colores para minimizar el efecto visual.
  • El metal permite visualizar de manera más sencilla la acumulación de comida entre el bracket y el arco ayudando a su limpieza.
  • Si un bracket metálico se despega, se puede volver a colocar.
  • Existen brackets de metal invisibles (son los brackets linguales) y se pueden colocar en la cara interna del diente, desapareciendo de la visualización. 
  • Los brackets metálicos son menos voluminosos que los brackets de porcelana o transparentes.

Desventajas

  • La principal desventaja es estética. Los brackets de metal se ven muy fácilmente, por lo que no es una opción para aquellos pacientes en los que prime la estética.
  • La limpieza bucodental es más complicada con este tipo de ortodoncia porque se puede acumular los alimentos entre el arco y los brackets dificultando el cepillado.

¿Qué cuidados hay que tener?

Es importante mantener una higiene bucodental muy cuidada porque los brackets pueden acumular restos de comida y favorecer la proliferación de bacterias si no se extreman sus cuidados.

  • Cepíllate los dientes al menos 3 vece al día, después de cada comida principal.
  • Utiliza un cepillo de dientes normal para la limpieza principal y después un cepillo interpoximal para limpiar mejor entre los brackets.
  • Cuando te cepilles presta especial atención alrededor de los brackets, esta es la zona donde más placa se acumula.
  • No olvides utilizar hilo dental o un irrigador de agua para eliminar los restos que se pueden acumular entre los dientes. Y finalmente, el colutorio te ayudará a reducir la placa.
       

Por otro lado, el cuidado de los brackets también implica cuidar la alimentación para evitar que se despeguen o deterioren.

  • Evita los alimentos duros que puedan despegar los brackets. Por ejemplo para comer un bocadillo, morder una manzana o frutos secos, lo mejor es partir los alimentos en trozos más pequeños.
  • Reduce los alimentos fibrosos, pegajosos o la carne. Es más probable que se queden trozos entre los diente o en el bracket.
      

Por último es muy importante seguir las rutinas y consejos que te da tu ortodoncista.

  • Si tienes que usar elásticos intermaxilares, cuídalos y si se rompe alguno acude al ortodoncista o cámbialo.
  • No te olvides de las revisiones con el profesional. En esta visita podrá detectar a tiempo si existe algún problema y continuar con el tratamiento tal y como estaba programado.

¿De qué material están hechos?

Existen diferentes tipos de brackets metálicos:

  • Acero: estos son los brackets convecionales, se realizan en un material biomédico, acero con aleación de niquel, que no suele producir reacciones alérgicas. Sin embargo, si el paciente tuviera alguna reacción a este material existen otras alternativas como el titanio. Los resultados de tratamiento con este material son excelentes.
  • Mini: el material que se utiliza para los brackets metálicos mini es el mismo que para los brackets convencionales, sin embargo, son más pequeños –un 30 o 40 %-. Tienen la misma eficacia y al ser más pequeños el impacto visual es menor.
  • Zirconio: este material es muy similar al acero, con la misma eficacia que los brackets convencionales. La diferencia es que tanto el bracket como el arco son de color blanco lo que disimula ligeramente los elementos de la ortodoncia.
  • Titanio: este tipo de material se utiliza con frecuencia como alternativa a los bracket de acero cuando el paciente tiene alergia reconocida al niquel. La eficacia de este material es la misma que la de los brackets tradicionales.
  • Oro: los brackets convencionales realizados en acero pueden ser recubiertos de una capa de oro. La diferencia que aporta esta alternativa es estética.

¿Son dolorosos o molestos los brackets metálicos?

Los brackets no son dolorosos ni molestos, o no deberían. Si es cierto, que hay dos momentos en los que se pueden producir molestias: después de colocarlos por primera vez y después de cada revisión.

Por lo general, las primeras semanas en las que se lleva una ortodoncia, esta puede resultar molesta e incluso doler un poco. Es un elemento extraño que está dentro de la boca y que ejerce una presión sobre los dientes. Se necesitaría una par de semanas para acostumbrarse. Igualmente, después de cada revisión, es posible que molesten. El ortodoncista suele ajustar la presión o el ángulo de fuerza para que el desplazamiento continúe el camino trazado.

Sin embargo, si durante el tratamiento molestan los brackets o el arco, nos produce heridas o llagas es bueno llamar al ortodoncista para que valore la urgencia del dolor.

¿Cuánto tiempo dura este tratamiento?

La duración de un tratamiento de ortodoncia con brackets dependerá de varios factores: La implicación del paciente en las rutinas y recomendaciones que establece el ortodoncista, el grado de maloclusión o mal posición dentaria y la experiencia y pericia del profesional.

El tiempo necesario para conseguir una boca bonita y sana es variable, por lo general, una ortodoncia con brackets suele durar entre 18 y 36 meses. Aunque para los casos de maloclusión leve puede ser solo unos meses.

¿Hay tipos? ¿Cuáles?

Los brackets metálicos son el tipo de material usado tradicionalmente. La resistencia y durabilidad que aportan es una característica muy importante para la eficacia del tratamiento. Los tipos de brackets que son realizados en este material son:

  • Brackets metálicos convencionales: estos son el tipo de brackets que lleva más tiempo utilizándose. Consta de una base para pegarse al diente, una hendidura para introducir el arco y unas gomas o ligaduras como sistema de fijación del arco en el bracket. Las gomas pueden ser realizadas en diferentes colores, esto hace que sea una alternativa divertida para los niños. Existe una versión mini en la que la base se puede reducir entre un 30 y 40 % de su tamaño habitual, minimizando el impacto visual. Además, es el bracket más económico de los tres.
  • Brackets autoligables: este es un bracket metálico convencional mejorado. La diferencia es el sistema de fijación del arco que es una pestaña o clip. Este nuevo sistema mejora la sujeción, permite ejercer una fuerza más precisa y continua y, como consecuencia, el tratamiento es más eficaz y dura unos meses menos.
  • Brackets linguales: este tratamiento se conoce como brackets invisibles debido a que se colocan en la cara interna del diente, desapareciendo de la visión. Esta alternativa es muy adecuada para aquellas personas en las que prime la estética. Se realizan a medida y personalizados para cada pacientes. Sin embargo, la posición interna del bracket provoca que cueste adaptarse a ellos un poco más que los otros tipos de brackets.

¿Puedo comer cualquier cosa si llevo brackets metálicos?

Los brackets son una pequeña base que se coloca pegada al diente mediante una resina. Esta fijación es muy resistente. Sin embargo, se debe tener en cuenta que algunas costumbres pueden dañarla. Realizar una dieta equilibrada es fundamental para una salud bucodental y general. Llevar brackets no te limita el tipo de alimentos que se quieran consumir, más bien la forma u ocasión para consumirlos.

Después de colocarse los brackets por primera vez, se puede notar ciertas molestias producidas por la presión del arco. En esta ocasión, sería mejor tomar alimentos blandos que eviten molestia añadidas en la masticación. En cuanto el paciente se adapte a la ortodoncia se puede volver a tomar alimentos de cocinados de forma habitual.

Por otro lado, hay alimentos que al morderse pueden ejercer fuerza contra los brackets provocando que alguno de ellos pueda soltarse como la manzana –u otras piezas de fruta-, un bocadillo o frutos secos. Lo mejor es partir en trocitos estos alimentos para que no desprendan la pieza.

La limpieza de los dientes es un poco más complicada con los brackets, por ello, ciertos alimentos que pueden quedarse en la zona interdental con facilidad se podrán reducir mientras se lleva la ortodoncia. Por ejemplo: carne, alimentos pegajosos o fibrosos.

¿Y qué hago si se me cae un bracket?

Los brackets se fijan a los dientes con unos pegamentos muy fuertes y seguros para poder realizar las rutinas habituales de masticación. Sin embargo, en algunas ocasiones debido a que hemos mordido alimentos duros o que han quedado un poco flojos, los brackets se pueden desprender. No te pongas nervioso y sigue los siguientes pasos:

  • Recoge el bracket que se ha caído y guárdalo en un lugar limpio y seco. Los brackets metálicos se pueden volver a colocar y es importante que se intente mantener el mismo.
  • Llama al ortodoncista y programa una visita lo antes posible. No intentes colocarte de nuevo el bracket puesto que se podría perder o tragártelo y provocar un mal mayor. Y por supuesto, no intentes pegarlo, las colas que tienen en consulta son especiales y seguras para estas ocasiones.
  • Si el arco se ha movido y te molesta, intenta colocarlo en su posición original para que no te produzca heridas. Pero no le fuerces.
  • Si la caída del bracket te ha producido alguna llaga o herida, aplícate la cera especial para rozaduras que te habrá recomendado tu ortodoncista.

¿Cuánto cuesta una ortodoncia con brackets metálicos?

El tratamiento de ortodoncia con brackets metálicos en ambas arcadas con aparatología fija tiene un coste de 2.188€* (para clientes con Seguro Dental Sanitas Milenium),  mientras que para clientes no asegurados el precio de este tratamiento es de 2.902€*.

*Estos precios son orientativos y pueden variar en función de las necesidades de cada paciente. Estos precios incluyen estudio y diagnóstico para planificación personalizada del tratamiento, estudio radiológico y retenedor.

Tratamientos de Brackets metálicos
Precio Asegurado

(Precio con Seguro Dental Milenium)

Precio No Asegurado
Estudio y diagnóstico para planificación personalizada del tratamiento
65 €
84 €
Tratamiento ambas arcadas con aparatología fija brackets metálicos
1.995 €
2.594 €
Estudio radiológico (opcional)
58 €
Retenedor (opcional)
128 €
167 €
Precios
Tratamientos de Brackets metálicos
Precio Asegurado

(Precio con Seguro Dental Milenium)

Precio No Asegurado
Estudio y diagnóstico para planificación personalizada del tratamiento
65 €
84 €
Tratamiento ambas arcadas con aparatología fija brackets metálicos
1.995 €
2.594 €
Estudio radiológico (opcional)
58 €
Retenedor (opcional)
128 €
167 €

Bono revisión y limpieza gratis

Danos tus datos y descarga tu bono de revisión y limpieza gratis, seas o no de Sanitas.

Consulta la información de privacidad.

Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).
Financiación

Sanitas hace más fácil el pago de tu tratamiento dental, con diferentes opciones a tu medida:

  • Fraccionamiento de pago hasta en 18 meses y financiación hasta en 60 meses con atractivas condiciones para asegurados de Sanitas.*1
  • Financiación hasta en 24 meses sin intereses para todos.*2

Cantidad a financiar sin intereses

Si ya tienes un presupuesto introduce la cantidad a financiar. Si no lo tienes simula una cantidad aproximada:

El importe a financiar debe ser superior a 300€

¿En cuantos meses quieres financiarlo?

Calcular

*1 Promoción aplicable a financiaciones solicitadas y aprobadas entre el 01/01/2018 y el 31/12/2018 para la realización de cualquier tratamiento en los Centros Dentales Milenium identificados en sanitas.es, a beneficiarios de una póliza dental de Sanitas. Ejemplo de financiación a 60 meses con intereses: Importe del crédito: 6000€. Plazo 60 meses, 60 cuotas de 119,61€. TIN 6,25%, TAE 7,56%, Comisión de Apertura: 150€. Importe Total Adeudado 6.150€. Ejemplo de financiación a 60 meses sin intereses. Importe del crédito: 6000€. Plazo 60 meses, 60 cuotas de 100,00€. TIN 0,00%, TAE 3,38%, Comisión de Apertura: 8%. Importe Total Adeudado 6.480€. Financiación sujeta a estudio y aprobación por parte de la entidad financiera.

*2 Promoción aplicable a financiaciones solicitadas y aprobadas entre el 01/01/2018 y el 31/12/2018 para la realización de cualquier tratamiento en los Centros Dentales Milenium identificados en sanitas.es. Ejemplo de financiación: Importe del crédito: 600€. Plazo 24 meses, 24 cuotas de 25€. TIN 0,00%, TAE 0,00%, Comisión de Apertura: 0€. Importe Total Adeudado 600€. Intereses asumidos por Sanitas. Financiación sujeta a estudio y aprobación por parte de la entidad financiera.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online