Cuidado de los dientes en las personas mayores

La higiene bucal y el cuidado de los dientes se hace más importante a medida que aumenta la edad, ya que la boca no escapa al proceso de envejecimiento, que afecta tanto a los dientes, las encías y los tejidos que los soportan. Sin embargo, envejecer no implica que se vayan a perder los dientes. Ésta es una idea que debe desterrase ya que una dentadura sana y debidamente cuidada puede mantenerse hasta el final de la vida.

Lo que sí es importante es saber que una mala salud dental puede suponer un factor de riesgo frente a las enfermedades cardiovasculares y que, por ejemplo, la diabetes puede favorecer la aparición de enfermedad periodontal, lo que puede influir negativamente en el control de los niveles de glucosa en sangre.

El envejecimiento puede inducir cambios sustanciales en la estructura de la cavidad oral e incluso en su funcionalidad:
  

  • Disminuye la secreción de saliva y la boca tiende a presentar sequedad.
  • Hay un mayor desgate de la superficie de los dientes, se hacen más afilados, se tornan quebradizos y amarillean.
  • También se produce un retraimiento de las encías y una pérdida de hueso alveolar, lo que favorece la posible pérdida de dientes y, llegado el caso, se pierde capacidad de apoyo para la prótesis removible.
  • Los tejidos tienen una menor capacidad defensiva y reparadora frente a s infecciones bacterianas y fúngicas.
      
cuidado dientes personas mayores

Por otra parte, son numerosas las patologías que, bien por sí solas o por el tratamiento que requieren pueden condicionar la intervención del odontólogo cuando ésta sea necesaria. Del mismo modo, aquellas personas mayores que presentan enfermedades degenerativas del aparato locomotor, la vista o de la salud mental pueden no estar capacitadas para mantener la adecuada higiene oral. Por último, no hay que olvidar que determinados fármacos que se utilizan en el tratamiento de enfermedades crónicas muy frecuentes entre los ancianos ocasionan sequedad de boca.

dientes

  • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día, bien con un cepillo eléctrico o con uno manual de cerdas suaves.
  • Utilizar al menos una vez al día el hilo dental para limpiar los espacios interdentales.
  • Si se utiliza una prótesis removible, sea parcial o total, hay que limpiarla a diario de forma adecuada, preferiblemente por la noche, ya que conviene quitársela al menos durante cuatro horas diarias.
  • Dejar de fumar, pues el tabaco agrava los problemas de las encías y las caries, favoreciendo la pérdida de dientes.
  • Conviene beber agua corriente, ya que contiene flúor, lo que permite prevenir la aparición de caries.
  • Y, por último, la más importante: visitar regularmente al odontólogo para que le realiza una revisión dental completa.

 
   

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.