Cepillo de dientes: ¿eléctrico o manual?

 

Tanto el cepillo de dientes manual como el cepillo eléctrico pueden ser igual de eficaces en la limpieza dental siempre y cuando se utilicen correctamente, es decir, con la técnica adecuada y durante el tiempo necesario. 

La primera recomendación a la hora de elegir un cepillo de dientes adecuado se refiere al material. Las púas de este deben ser de nylon y de puntas redondeadas, con el fin de no dañar el esmalte durante la limpieza. Por esta misma razón y mientras el odontólogo no indique lo contrario, se aconseja elegir un cepillo “suave”, atendiendo a los diferentes niveles de dureza disponibles en el mercado. Los cepillos fuertes pueden dañar las encías y hacerlas sangrar.

La segunda elección se refiere al tipo de cepillo de dientes: ¿manual o eléctrico? Ambos pueden ser igual de eficaces, aunque estudios recientes han demostrado que los eléctricos pueden ser un poco más eficaces y efectivos a la hora de eliminar la placa. El cepillo eléctrico ofrece algunas ventajas sobre el manual:

  • La velocidad de giro del cabezal hace que la limpieza dental se complete en menos tiempo que con el manual.
  • No se necesita apretar tanto para eliminar la placa bacteriana.
  • El cepillado se realiza con mayor comodidad.
  • Facilita que los niños cumplan con la obligación de lavarse los dientes, ya que lo consideran divertido y esto les motiva a ello.
  • Se ha demostrado que el cepillo eléctrico elimina más cantidad de placa que el manual.
     
cepillo eléctrico o manual


Factores para elegir un cepillo eléctrico

Si se opta por utilizar el cepillo eléctrico conviene tener en cuenta una serie de factores:

  • Los cabezales deben cambiarse cada tres meses (igual que con el cepillo manual) para que mantengan su eficacia.
  • Los más aconsejados son aquellos que disponen de botón de parada y temporizador (este último avisa cuando debe cambiarse a otro cuadrante de la dentadura).
  • Cuando hay enfermedad periodontal conviene no utilizarlo hasta que se haya resuelto el problema, ya que la fuerza rotatoria del cabezal puede hacer que se retraiga la encía.
     

Cuidado del cepillo de dientes

El mantenimiento del cepillo de dientes también es importante. Para evitar que se acumulen en él las bacterias, la limpieza y la conservación cuando no se usa deben seguir las siguientes pautas:

  • Limpieza: debe lavarse muy bien con agua después de cada uso y dejar que se seque al aire libre (la humedad facilita la acumulación de microorganismos), manteniéndolo vertical en un vaso o un portacepillos.
  • No compartirlos: utilizar el cepillo de dientes de otra persona supone un riesgo de contraer cualquier tipo de infección. Hay que enseñar a los niños a no hacerlo.
  • Almacenamiento: mientras no se usan no deben guardarse en recipientes cerrados, ya que de este modo se mantiene la humedad y se facilita el crecimiento de las bacterias. Tampoco deben estar en contacto con otros cepillos de dientes.
  • Cambio de cepillo: cada tres meses hay que cambiar de cepillo (manual) o de cabezal (eléctrico). También debe cambiarse cuando las cerdas aparecen dobladas. 

 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.