Sanitas - Particulares y Autónomos

Frenillos dentales

Los frenillos dentales, el nombre informal que reciben los brackets en algunos países de América Latina, se utilizan en toda clase de tratamientos de ortodoncia con aparatos dentales fijos.

Los frenillos son pequeñas piezas de metal o de otros materiales, que se pegan al diente para distribuir la tensión que genera el arco del aparato de ortodoncia. De este modo, se producen en tu boca los movimientos que ha planeado el ortodoncista para lograr, poco a poco, que tengas una sonrisa perfecta.

Los frenillos bucales corrigen todo tipo de problemas de mordida, posición y alineamiento de los dientes, mejorando tanto la salud como la estética de la sonrisa del paciente.

Tipos de frenillos

Existen varios tipos de frenillos dentales, en función de la técnica utilizada y de los materiales con los que se confeccionan los brackets que van a utilizarse. Tu dentista sabrá orientarte para que elijas los frenillos que mejor se adaptan a tu caso y tu presupuesto.

Frenillos autoligables Los frenillos autoligables no necesitan ligaduras para fijarse al arco del aparato dental, lo que permite un desplazamiento más suave y rápido que con brackets convencionales. Además, tienen menos bordes que otros tipos de frenillos, por lo que son los más cómodos de llevar para el paciente.

Frenillos linguales También llamados frenillos invisibles o frenillos por dentro, este tratamiento de ortodoncia con brackets se coloca en la cara no visible del diente, por lo que su estética es inmejorable.

Frenillos metálicos Los clásicos aparatos dentales con frenillos de metal son capaces de arreglar cualquier problema de mordida o alineación de los dientes, al precio más económico del mercado.

Frenillos estéticos Los frenillos de zafiro y los frenillos cerámicos son prácticamente transparentes, ya que dejan pasar la luz y permiten que se vea el color natural de tus dientes. Son los frenillos idóneos para las personas preocupadas por su estética.

frenillos, frenillos dentales

Cómo es un tratamiento con frenillos

Después de un análisis diagnóstico previo (que consta de un estudio radiológico, fotográfico y la toma de moldes de la boca del paciente), tu ortodoncista elegirá y planificará tu tratamiento con frenillos.

Los aparatos dentales profesionales se confeccionan a partir de un estudio de ortodoncia personalizado. En tu siguiente visita al dentista, se colocarán los frenillos y el arco que los atraviesa, que es el que hará que se muevan tus dientes.

Un tratamiento con frenillos exige pequeños ajustes y sustituciones a lo largo del tiempo, por lo que deberás asistir a las citas de un calendario de revisiones que acuerdes con tu ortodoncista.

Después de haber logrado los resultados deseados tu ortodoncista te retirará el arco y los frenillos. Para evitar que los dientes vuelvan a alinearse de forma incorrecta, es muy probable que te recomiende un aparato retenedor.

¿Por qué usar frenillos?

Además de mejorar la estética de tu sonrisa, unos dientes bien alineados reducen el riesgo de diversos problemas bucodentales, como la acumulación de placa y sarro, que pueden desembocar en caries o problemas de encías.

Con todo, el mayor beneficio para muchos pacientes es el de su autoestima. Una sonrisa perfecta es la mejor carta de presentación y ganarás la confianza en ti mismo necesaria para seguir luchando por tu felicidad y un futuro mejor para ti y los tuyos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.