Reacciones emocionales asociadas al dolor

La percepción de dolor es un hecho sometido a la subjetividad de cada individuo, tanto física como emocionalmente. La aprensión, de hecho, hace que en ocasiones un dolor inesperado y puntual pueda generar una alarma excesiva en quien lo padece y despertar grandes suspicacias sobre su origen.

Los verdaderos problemas, en cuanto a las reacciones emocionales asociadas al dolor se refiere,  se dan cuando éste es crónico lo que puede afectar negativamente a la calidad de vida, impidiendo desarrollar una actividad normal. Aun así hay personas que se sobreponen al dolor y tratan de ampliar su actividad vital  procurar no dejar de hacer las cosas que les gustan. Otros, sin embargo, lo perciben como una amenaza permanente y pueden caer en una dinámica que les lleve a hacer los estrictamente necesario, hasta el punto de dejar de hacer cosas que les agradan e incluso recluirse en casa y caer en un estado depresivo.

Al principio, la falta de resultados de los tratamientos que se siguen para controlar o modular el dolor, además de generar una sensación de impotencia, puede causar irritabilidad y cambios de humor que repercuten negativamente en la relación con las personas del entorno del paciente. La continuidad del dolor, por otra parte, genera ansiedad y un sentimiento de inutilidad que lo aleja paulatinamente de la actividad social y de ahí a la depresión y el aislamiento hay un paso. 

reacciones emocionales asociadas al dolor

Para evitarlo hay que diferenciar el dolor del sufrimiento. El primero es una reacción física y objetiva con la que el organismo responde a un problema concreto. El segundo es meramente una reacción emocional y además subjetiva. Se trata de determinar quién tiene a quién, es decir, si es uno el que tiene el dolor o es el dolor el que le tiene atrapado a uno. La actitud positiva es la primera.

El dolor no tiene por qué apartar a la persona que lo padece de la vida habitual, aceptando algunas limitaciones. Incluso es probable que esta actitud de respuesta al dolor contribuya a reducir la percepción del mismo en lo que respecta a su intensidad: es algo que está ahí y con lo que debe aprenderse a convivir; pero no debe ser una amenaza permanente que alimenta el hecho de no hacer nada por si aparece.

Una reacción emocional negativa, por el contrario, puede incluso a intensificar el dolor y limitar aún más la capacidad de desarrollar cualquier actividad. En este caso lo que en realidad aumenta es el sufrimiento, que llega a tener consecuencias más negativas para la calidad de vida que el propio dolor físico.
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.