Tricotilomanía: síntomas y tratamiento

La tricotilomanía es un comportamiento compulsivo que lleva a manipular el pelo estirándolo, retorciéndolo e incluso arrancarlo, con la consecuente pérdida del mismo, ocasionando una apariencia desigual en cuanto a la densidad del cabello Algunos pacientes  también se arrancan las cejas, las pestañas o el vello corporal.

En realidad la tricotilomanía es un trastorno de control impulsivo similar al de morderse las uñas. Es más frecuente en las mujeres, en una proporción de 4 a 1 en relación a los hombres, y suele iniciarse antes de los 17 años, habitualmente en la infancia, incluso antes de los seis años.

Cómo detectar la tricotilomanía

La tricotilomanía generalmente se detecta al percibir zonas del cuero cabelludo con escasez de pelo o una apariencia desigual, pero también al sorprender al niño arrancándose un mechón de pelo. Sin embargo, a veces se considera que son episodios puntuales y no una compulsión continuada. Es por ello que debe observarse al niño para identificar otros síntomas propios de la tricotilomanía:
  

  • El niño tira del pelo o lo retuerce con los dedos habitualmente.
  • Niega que lo haga cuando se le pregunta.
  • Siente alivio o placer después de hacerlo.
  • Se percibe en él una sensación de tensión antes de hacerlo.
  • Se traga el pelo que se arranca (tricofagia).
  • Tiene episodios de ansiedad, tristeza o depresión.
  • Tiene una mala imagen de sí mismo.
  • Presenta otros comportamientos de autoagresión.
tricotilomanía comportamiento compulsivo pelo

Tratamiento de la tricotilomanía

Cuando la tricotilomanía se inicia antes de los seis años, ésta suele desaparecer sin necesidad de tratamiento y en general suele parase antes del año. Sin embargo, en algunos casos puede ser necesario recurrir a un tratamiento farmacológico con apoyo psicológico.

Aunque no hay un acuerdo sobre los medicamentos más indicados para la tricotilomanía, se ha obtenido buenos resultados en relación a algunos de los síntomas con los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), habitualmente utilizados para el tratamiento de la ansiedad y la depresión. En cuanto a la terapia psicológica, la terapia conductual y las técnicas de contracondicionamientos han demostrado cierta efectividad.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.