Cómo observar un eclipse de sol


Los eclipses son unos de los fenómenos naturales que cuenta con más popularidad entre la población. Los eclipses suceden cuando un astro oculta a otro de la vista de un tercero, este movimiento hace que se interfiera en la luminosidad del astro eclipsado. Los eclipses pueden ser tanto de Sol, cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, como de Luna, cuando la Tierra se sitúa entre la Luna y el Sol.

Estos fenómenos ocurren con poca frecuencia y si además sabemos que los eclipses de Luna suceden con mayor frecuencia que los de Sol, entonces, es normal que se genere gran expectación cuando se va a producir un eclipse solar.

Tipos de eclipses de Sol

Como hemos dicho un eclipse solar suceden cuanto la posición de la Luna interfiere entre el Sol y la Tierra. Sin embargo, la Luna es un considerablemente más pequeña que el Sol, por lo tanto, la Luna debe de colocarse a la distancia adecuada como para interferir en la luminosidad que el Sol proyecta en la Tierra.

Por este motivo se producen los siguientes tipos de eclipse de Sol:

  • Eclipse total: se produce cuando la Luna consigue ocultar por completo al Sol. Para que esto suceda la distancia Luna-Sol debe ser 400 veces la distancia entre la Tierra-Luna. Cuando sucede este fenómeno, la Tierra se sumerge en una oscuridad absoluta, como si fuera de noche.
  • Eclipse anular: cuando los tres planetas se encuentran alineados pero la Luna se encuentra a menos o más de 400 veces la distancia entre la Tierra-Luna. En esta situación la Luna no oculta totalmente el Sol permitiendo ver un anillo luminoso a su alrededor.
  • Eclipse parcial: este fenómeno se produce cuando la Luna se sitúa entre el Sol y la Tierra, pero no están alineados. Es decir, que la Luna solo puede ocultar una parte del Sol, que dependiendo de la cantidad se podrán ver el eclipse o no.
     

Cómo observar un eclipse de Sol

Precauciones para observar un eclipse de Sol

Sin embargo, este fenómeno tan maravilloso tiene que ser observado con las protecciones adecuadas, si se mira directamente al Sol se pueden producir lesiones oculares transitorias o permanentes. Aunque durante los minutos que dura el eclipse total no es necesario usar protección puesto que los rayos del Sol no se filtran. Si se produce un eclipse anular o parcial siempre es indispensable utilizarla.  

Durante la observación de un eclipse, al haber menor luz ambiental, la pupila no se contrae y penetra más cantidad de luz, por este motivo se producen las lesiones fotoquímicas. La luz del Sol puede provocar daños en la retina, aunque no se sientan molestias al mirar directamente. Los daños mecánicos ocurrirían al exponer a luz muy intensa de forma breve.

  • Los daños térmicos (fotocoagulación) resultan de exposiciones intensas, aunque breves que generan un aumento de la temperatura retiniana.
  • Los daños fotoquímicos se producen por reacciones fotoquímicas retinianas causadas por la exposición prolongada a la luz, aunque esta sea de menor intensidad.
     

Para poder observar un eclipse de Sol de una forma segura es necesario:

  • Utilizar unas gafas especiales con filtros homologados que pueden venderse en ópticas, planetarios y tiendas especializadas. Es muy importante que estén homologadas conforme a la directiva europea 89/686/EEC sobre equipos de protección personal y que en su etiqueta contengan impresas las instrucciones de uso.
  • Utilizar gafas con cristal oscuro de soldador número 14, que se pueden adquirir en ferreterías o tiendas especializadas.
  • Aunque se lleven gafas especializadas no se debe mirar más de un minuto seguido directamente al Sol. Después el ojo descansará medio minuto y se puede continuar mirando otro minuto más.
  • Como el uso de telescopios especiales es un poco más complicado, se pueden utilizar láminas de plástico de Mylar recubiertas con aluminio. Estos filtros hacen que el sol tenga un color azulado.
  • Construir una cámara estenopeica para evitar mirar directamente al sol y mirar sin problemas una proyección. Se realiza un agujero de unos 3 milímetros en una caja de cartón rectangular y colocándose de espaldas al Sol se busca proyectar su imagen a través del agujero hacia un papel en blanco colocado al fondo.
  • Nunca se deben usar cámaras, prismáticos, filtros caseros o cualquier otro aparato que no esté homologado o preparado para observar eclipses.
     

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.