Tipos de parálisis cerebral

La parálisis cerebral no es una enfermedad, sino una lesión cerebral irreparable que se produce antes, durante o después del nacimiento y que afecta de forma permanente a la capacidad motora de los músculos al no llegar a ellos las órdenes cerebrales que necesitan para realizar sus funciones.

Hay distintos tipos de parálisis cerebral, dependiendo de la parte del cerebro afectada –y por tanto también del cuerpo-, de la capacidad funcional, de los efectos funcionales o de la respuesta al tratamiento.

Según cuál se la parte del cuerpo afectada, la parálisis cerebral puede clasificarse del siguiente modo:

  • Hemiplejia: cuando afecta sólo a uno de los dos lados del cuerpo, mientras que el otro permanece normal.
  • Monoplejia: si solo afecta a una de las extremidades.
  • Triplejia: con la afectación de tres miembros.
  • Diplejia: cuando afecta a los dos brazos.
  • Paraplejia: si afecta sólo a las piernas.
  • Cuadriplejia: si están afectadas las cuatro extremidades.
  • Hemiparesia: cuando afecta a la cara y un brazo.
quiste baker

Esta dificultad motora se traduce en síntomas muy característicos:

  • Falta de coordinación muscular al realizar movimientos voluntarios (ataxia).
  • Músculos tensos y rígidos y reflejos exagerados (espasticidad).
  • Arrastrar una pierna al caminar o hacerlo apoyando solo la punta del pie.
  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Movimientos involuntarios.
  • Ausencia de control de esfínteres.
  • Problemas en la realización de movimientos que requieren precisión como los que se necesitan para escribir.

Muchos de los niños con parálisis cerebral llegan a adultos y sobreviven a sus cuidadores y surgen otros problemas médicos y funcionales propios del envejecimiento que complican su funcionalidad: depresión, artritis, osteoartritis, dolor, etc.

Pero no son muchos los pacientes con parálisis cerebrales que superan los 65 años. Sin embargo, si se atiende a la clasificación antes mencionada, puede dar la impresión de que hay numerosas personas mayores con parálisis cerebral, aunque no es así, aun cuando los síntomas motores pueden inducir a creerlo.

De hecho existen patologías que se dan en este grupo de edad que, como el ictus o las lesiones de la médula espinal, pueden causar hemiplejia, hemiparesia paraplejia o tetraplejia. La diferencia fundamental es que en estos casos las deficiencias motoras, al igual que los síntomas que originan, pueden ser reversibles, lo que no sucede con la parálisis cerebral.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.