Cómo evitar los ahogamientos

Es una noticia recurrente en los medios de comunicación durante el verano: personas que se ahogan en las playas o en las piscinas. Cerca de 500 el último año, en España; y otros tantos que pudieron ser rescatados a tiempo o reanimados. La mayoría de los ahogamientos se producen en personas menores de 50 años. En el caso de los adultos lo más habitual es que ocurra en las playas, mientras que los niños suelen sufrir este tipo de accidentes en las piscinas.

Muchas de estas muertes se producen por imprudencias del propio bañista o por la falta de vigilancia por parte de los padres cuando se trata de niños. Y, por tanto, son evitables. Las recomendaciones son muy específicas.

Consejos para evitar ahogamientos en las piscinas

Un gran número de ahogamientos se producen en el entorno privado y no necesariamente en una piscina, sino también en piscinas hinchables y bañeras. Y, lo peor es que en la mayoría de los casos las víctimas son niños. En este caso, las recomendaciones de seguridad son las siguientes:

  • Las piscinas privadas deben tener un vallado completo que impide que los niños puedan acceder a ella con facilidad.
  • Los niños se deben bañar siempre acompañados y en la zona de menor profundidad.
  • No hay que perder ni un solo momento de vista a los niños.
  • Todas las piscinas que pertenecen a una comunidad de vecinos está obligadas a tener un socorrista de forma permanente durante toda la temporada y cerrarse cuando finaliza la jornada laboral de éste, asegurándose de que nadie pueda a acceder a ella durante la noche.
      

Cómo evitar los ahogamientos

 

Consejos para evitar ahogamientos en el mar

Puede ser muy traicionero, pues, por ejemplo, la resaca puede arrastrar hacia dentro a una persona y ésta agotarse rápidamente tratando de volver a la orilla. Pero puede ser suficiente respetar las normas y tomar las debidas precauciones:

  • Bañarse en playas vigiladas por socorristas y que cuenten con servicios de salvamento.
  • Respetar las banderas con las que se advierte del estado del mar: verde, no hay riesgo; amarilla, bañarse con precaución y sin alejarse de la orilla; y roja, no bañarse.
  • Si no se sabe nadar, utilizar un chaleco salvavidas, no un flotador, pues éste se puede salir.
  • Los padres deben vigilar en todo momento a los niños y estar con ellos cuando se bañan. Un niño se puede ahogar en zonas de apenas 30 cm de profundidad.
  • No bañarse si se ha consumido alcohol
  • No bañarse de noche.
  • Evitar tirarse cabeza en zonas de las que no se conoce su profundidad y si no se conoce la técnica correcta para hacerlo.
  • Respetar el tiempo de digestión. Es un tema sobre el hay mucha controversia, pero más vale prevenir que curar. Dos horas es el tiempo más adecuado.
  • Si el agua está demasiado fría, entrar poco a poco o mojarse antes para dar tiempo a que el cuerpo se acostumbre.
  • Salir del agua si se está cansado o se siente frío.
  • Si se practica algún deporte náutico debe hacerse con responsabilidad, siguiendo todas las normas de seguridad y lejos de la zona de baño.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.