Síntomas y causas de un eczema

    
El término eczema o eccema es la denominación genérica de cualquier inflamación de la piel, a la que se conoce como dermatitis y que define un conjunto de enfermedades de la piel que tienen diferentes causas, si bien el eczema también puede ser en ocasiones un síntoma de alguna enfermedad sistémica, como es el caso del eczema gravitatorio, que se suele producir en las piernas como consecuencia de problemas en la circulación de retorno.

Este tipo de alteración de la piel es más frecuente en los bebés, con mayor incidencia en las niñas que en los niños y suele remitir a partir de los 3 años. Aunque puede iniciarse a cualquier edad, lo cierto es que en el 85% de los casos el primer episodio de eczema se ha tenido antes de los cinco años de edad y se estima que hasta el 20% de los niños y entre el 1% y el 2% de los adultos se han visto afectados por este problema en algún momento de su vida. También es importante considerar que en algunos casos se trata de un trastorno crónico que se manifiesta de forma recurrente a lo largo de la vida.

Causas de un eczema
Las causas que inducen la aparición del eczema no se conocen con precisión, aunque se considera que existe un factor genético importante, ligado a una alteración del sistema inmune que compromete la función de barrera protectora del organismo que ejerce la piel. Uno de los factores desencadenantes más frecuentes son las reacciones de tipo alérgico, ya sea por inhalación, ingestión o contacto directo de la piel con alérgenos. Sin embargo, los cambios de humedad y temperatura o el estrés también pueden inducir su aparición.

Eczema

Aunque hay muchos tipos de dermatitis, se suelen destacar diferentes tipos:
    

  • Atópica: es la forma más común y suele tener la alergia por inhalación o ingestión de alérgenos. Con frecuencia puede cronificarse y ser de larga duración.
  • De contacto: producida al entrar la piel en contacto directo con determinados materiales o sustancias (metales, savia de las plantas, látex, etc.).
  • Seborreica: se localiza generalmente en el cuero cabelludo y la cara y suele darse en personas con antecedentes familiares, piel grasa, obesos, etc.
  • Del pañal: es común en los bebés a los que no se cambia frecuentemente el pañal, al mantenerse durante mucho tiempo una situación de humedad y calor.
  • Neurodermatitis: se inicia con un picor en la piel que induce la necesidad de rascarse y es esta acción la que acaba por generar el eczema. El estrés es en este caso uno de los factores de riesgo más destacables.
       

Síntomas de un eczema

En general el eczema se caracteriza por el enrojecimiento e inflamación de la piel, prurito y en ocasiones aparición de vesículas y exudación de las mismas. El rascado lleva a la formación de costras y también se produce una sequedad de la piel y su consecuente descamación. Los síntomas varían de una persona a otra y también en función de la causa, pero el picor suele ser el primero en aparecer en la mayoría de los casos. Luego, al rascarse de forma repetida e intensa se produce el endurecimiento de la piel y su inflamación, formándose una placa claramente visible  en la que se forman costras por la propia acción de rascarse. También se pueden formar pequeñas ampollas o vesículas que se rompen y exudan.

 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.