Causas y tratamiento de las aftas

Se denomina afta o llaga a una ulceración que puede aparecer en los carrillos, los labios, la lengua, el velo del paladar o la base de las encías. Causa dolor y se presentan inicialmente como manchas inflamas rojas para luego abrirse y adquirir un color blancuzco o amarillento con un halo brillante de enrojecimiento a su alrededor.

aftas

  • Mecánicas: por un mordisco involuntario, un restauración dental que produce roce, una limpieza dental excesivamente agresiva, etc.
  • Infecciones víricas originadas por patógenos diferentes al herpes virus (en este caso se denominan herpes).
  • Por alteraciones del sistema inmunitario, como es el caso de las alergias alimentarias.
  • Factores hereditarios.
  • El uso de determinados fármacos.
  • Por causas desconocidas.
      

Asimismo, hay situaciones que determinan una mayor propensión para la aparición de llagas en la boca:
  

  • Estrés emocional.
  • Carencia de ciertas vitaminas y minerales (hierro, ácido fólico o vitamina B12).
  • Cambios hormonales, como ocurre en cada ciclo menstrual o con el embarazo.      
      
Causas y tratamiento de las aftas

Por otra parte, conviene advertir que en ocasiones la aparición de llagas puede verse acompañada de fiebre, malestar general o inflamación de algún ganglio próximo a la cavidad oral.

La evolución de las aftas puede abarcar una o dos semanas. El dolor disminuye en unos días pero se necesitan entre una o dos semanas más para que desaparezcan por completo. El tamaño de la ulceración también afecta al tiempo de evolución.

No obstante, si no desaparecen se deberá consultar con el médico, a fin de descartar otras posibles causas, como una infección por herpes virus, una alergia a medicamentos, un liquen plano ampollar, un eritema multiforme o incluso un cáncer oral. En estas patologías la aparición de llagas es un síntoma.

Tratamiento de las aftas

En general las llagas no precisan ningún tipo de tratamiento y suelen desaparecer espontáneamente. Aún así, los enjuagues con colutorios especiales o con agua con sal puede favorecer su curación, al igual que la aplicación local con bastoncillos de algodón de una dilución a partes iguales de agua oxigenada y agua. Raras veces es necesario recurrir a tratamientos con fármacos.

aftas

  • Evitar los alimentos calientes, salados o muy condimentados.
  • Evitar los cítricos.
  • Enjuagues con agua fría y sal.
  • Chupar polos de hielo.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.