¿En qué consiste la operación de bypass gástrico?

El objetivo de la cirugía de bypass gástrico es lograr que el paciente pueda comer una pequeña cantidad de alimentos y reducir la absorción de nutrientes. En síntesis, se trata de reducir el tamaño del estómago y, al mismo tiempo, el recorrido de los nutrientes a través del intestino, de modo que el organismo sólo pueda absorber una pequeña parte de ellos.

La intervención de bypass gástrico se realiza por vía laparoscópica, realizándose cinco incisiones a través de las cuales se introduce el material quirúrgico necesario. El primer paso consiste en seccionar el estómago en dos partes, habilitando una pequeña parte de la zona superior de modo que tenga una capacidad de unos 50 cc (en vez de los 1.000 cc habituales) para que el nuevo estómago pueda recibir los alimentos que se ingieren. Esto hace que el estómago se llene enseguida causando rápidamente la sensación de saciedad, por lo que la cantidad de alimentos que se puede ingerir en cada comida se reduce de forma drástica.

Acto seguido se sutura la parte sobrante del estomago, que no se elimina, sino que permanece en su sitio e incluso continuará produciendo jugos gástricos que seguirán su camino habitual para llegar al hígado y el páncreas. Pero por él no pasarán alimentos y, por tanto, tampoco nutrientes.

el bypass gástrico es una cirugía mayor

El siguiente paso es el que da nombre a esta técnica quirúrgica y consiste en hacer un bypass con un trozo de intestino delgado (duodeno), cuya longitud puede variar de un paciente a otro, de modo que un extremo se une a la parte inferior del pequeño reservorio resultante de seccionar el estómago, mientras que el otro se empalma directamente al intestino a una distancia que puede oscilar entre los 75 y los 200 cm, por debajo de la parte del estómago que se ha inhabilitado para el proceso digestivo (haciendo un puente).

De esta manera, los alimentos ingeridos tienen que recorrer una distancia menor una vez que han sido procesados por los jugos gástricos del pequeño estómago y no da tiempo a que el intestino delgado pueda absorber y metabolizar todos los nutrientes que contienen.

Finalmente, se colocan unos tubos de drenaje que permitirán a los médicos detectar rápidamente posibles fugas gastrointestinales.

La duración media de la intervención de bypass gástrico es de aproximadamente tres horas y al concluir el paciente pasa a cuidados intensivos, donde permanecerá un mínimo de 24 horas. Posteriormente, el paciente deberá permanecer ingresado unos días en el hospital, durante los cuales se le instruirá sobre el plan de alimentación y de ejercicio físico que deberá seguir una vez que reciba el alta.

   
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.