Síntomas y tratamiento de la artritis

La artritis es un proceso inflamatorio de la articulación que, como sucede con la artrosis, se origina como consecuencia de la degradación del cartílago, que evita que los huesos que la configuran entren en contacto, además de amortiguar la presión que los golpes ejercen sobre ella.

La sintomatología de esta enfermedad se caracteriza esencialmente por el dolor y la inflamación, a la que acompañan la pérdida de movilidad, la rigidez de la articulación (especialmente en las primeras horas del día) y una sensación de calor en torno a ella.

artritis

  • Enfermedades autoinmunes.
  • Infecciones bacterianas o víricas.
  • Fracturas.
  • Desgaste de las articulaciones.
      

Es frecuente que la inflamación de la articulación desaparezca al tratar o curarse el proceso patológico que la causa. Sin embargo, puede no ser así y convertirse en una enfermedad crónica.

artritis

  • Espondilitis anquilosante.
  • Artritis reumatoidea (juvenil y de adultos).
  • Esclerodermia.
  • Artritis gonocócica.
  • Síndrome de Reiter.
  • Lupus eritematoso sistémico.  
      
artritis enfermedad inflamatoria  

Tratamiento de la artritis

El tratamiento dependerá del tipo de artritis de que se trate y de cuál sea la causa. En algunos casos el tratamiento de la enfermedad subyacente puede ser suficiente para que desaparezcan los síntomas, pero la mayoría de ellas no llegan a curarse. Sea como fuere, el objetivo terapéutico es reducir o liminar los síntomas (dolor e inflamación) y prevenir el deterioro de la articulación, mejorando su funcionalidad.

Los síntomas se tratan con analgésicos y antiinflamatorios, aunque dependiendo del tipo de artritis se utilizan otros más específicos.

En muchos casos, la fisioterapia y el ejercicio físico permiten reducir la rigidez de la articulación, reducir el dolor y fortalecer tanto los huesos como las musculatura que rodea la articulación.

Masajes, aplicar frío y calor o hidroterapia son algunas de las terapias que pueden ayudar a mejorar los síntomas.

También puede ser necesario cambiar algunos hábitos de vida:
  

  • Eliminar el sobrepeso.
  • Dormir bien.
  • Seguir una dieta rica en ácidos grasos Omega-3.
  • Evitar permanecer mucho tiempo en una misma posición que mantenga en tensión la articulación afectada.
      

Pero cuando a pesar del tratamiento la artritis se mantiene e incluso va a más, queda la opción de la cirugía, para colocar una prótesis, lo que es muy frecuente en el caso de la rodilla y la cadera.

artritis reumatoide

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO 

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.