Conjuntivitis alérgica


La conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva del ojo debido a una reacción alérgica. La conjuntiva es la membrana transparente que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular. Esta zona está compuesta por células del sistema inmunitario que libera una sustancia química cuando detecta un posible estímulo.

Tipos de conjuntivitis alérgicas

La conjuntivitis alérgica es una reacción de hipersensibilidad frente a un antígeno, las más habituales son:

  • Conjuntivitis estacional: también se le conoce como fiebre del heno. El motivo por el que se produce este tipo de alergia es el polen de los árboles, las plantas herbáceas o el césped. Generalmente, se produce en primavera y en algunos casos puede llegar hasta el verano.
  • Conjuntivitis permanente: este tipo de reacción alérgica se caracteriza porque puede aparecer en cualquier momento, en cuanto el paciente se exponga al alérgeno. La causa de este tipo de alergia suele ser el polvo doméstico o los pelos o plumas de los animales.
  • Queratoconjuntivitis vernal: este tipo suele ser la alergia más grave, ya que se desconocen los alérgenos que la producen. Aunque se cree que podría tener un componente estacional, habitualmente se produce en otoño y primavera. Sus síntomas son picor, secreción lagrimal intensa y fotofobia.

¿Qué síntomas tiene la conjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis alérgica es una reacción de los ojos a un agente externo. Los síntomas que caracterizan la conjuntivitis alérgica pueden afectar a uno o los dos ojos, incluso pueden producirse uno de ellos con mucha intensidad y no aparecer el resto. Los síntomas más frecuentes de la conjuntivitis son:

  • Picor y/o escozor.
  • Enrojecimiento.
  • Secreción lagrimal.
  • Sensación de tener arenilla.

Pero la reacción alérgica también puede ir acompañada de otras afecciones como rinitis o asma, que también son reacciones alérgicas que afectan a otros órganos del cuerpo. Generalmente, cuando se sufre una reacción alérgica puede afectar a varios órganos: ojos, nariz, pulmones, etc. Por este motivo, puede aparecer también picor de nariz, secreciones en la nariz, dolor de garganta, tos o catarro y dolor de cabeza.

conjuntivitis alérgica

Diagnóstico y tratamiento de la conjuntivitis alérgica

Para poder realizar un diagnóstico correcto, el médico deberá valorar si los síntomas corresponden a una reacción alérgica o a otra causa. Existen afecciones que tienen síntomas parecidos y habría que descartar la presencia de estas enfermedades:

  • Ojo seco.
  • Blefaroconjuntivitis, que tiene síntomas propios de la conjuntivitis alérgica, además de la inflamación del párpado
  • Reacciones a agentes externos como lentillas, soluciones oftálmicas, colirios o pomadas.
  • Queratoconjuntivitis atópica, una dermatitis atópica que afecta a la conjuntiva, la córnea (queratitis) y los párpados, ocasionando un intenso picor y afectaciones de la visión. Aunque, a veces, la queratoconjuntivitis puede ser ocasionada por una reacción alérgica.

Una vez confirmada la alergia, los síntomas se pueden eliminar con el uso de gotas humectantes para aliviar el picor, el uso de colirios específicos (siempre por indicación del médico) y la administración de algún antihistamínico. A pesar de que este tipo de fármaco se pueda adquirir sin receta, lo aconsejable es acudir al médico o bien hablar con un profesional de la salud para que nos recomiende el más adecuado. Y, por supuesto, el mejor tratamiento es evitar el contacto con los alérgenos que la causan.

Los ojos son una de las partes del organismo más sensibles cuando se padece alergia al polen, hongos, ácaros y pelos de animales, ya que todos estos alérgenos están presentes en el aire y pueden entrar fácilmente en contacto con ellos.

La enfermedad alérgica de los ojos más frecuente es la conjuntivitis alérgica, que afecta a la membrana que recubre la parte visible del ojo y la parte interna de los párpados. Los síntomas pasan por el picor y/o escozor, enrojecimiento, secreción lagrimal y sensación de tener arenilla. Puede afectar a uno o los dos ojos y para su diagnóstico correcto hay que diferenciarla de otros tipos de conjuntivitis o lo que se conoce como ojo seco. Los síntomas pueden aliviarse mediante el uso de colirios específicos (siempre por indicación del médico), aunque el mejor tratamiento es evitar el contacto con los alérgenos que la causan.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.