Displasia de cadera infantil

El término más habitual para definir la displasia de cadera infantil es el de displasia evolutiva de cadera (DEC) y se caracteriza por la inestabilidad de la articulación, que puede deberse al hecho de que los ligamentos de la articulación no están lo suficientemente tensos y por tanto no la fijan convenientemente permitiendo una subluxación del fémur o porque la cabeza del fémur esta parcial o totalmente fuera del acetábulos (la parte cóncava de la pelvis en la que se inserta).

Causas

Aunque no se conocen las causa concretas de la displasia de cadera en el niño, se cree que se inicia poco antes o después del parto o en el transcurso de los primeros años de vida. En cualquier caso, lo que hay que tener en cuenta es que se trata de una enfermedad progresiva, de ahí el término de displasia evolutiva de cadera.

Displasia de cadera infantil

Lo que sí se han definido son algunos factores de riesgo para el desarrollo de esta anomalía articular:

  • Antecedentes familiares, en cuyo caso la prevalencia de la enfermedad es 30 veces superior que cuando no existen. En este sentido, podría haber un componente genético. Así, si uno de los padres presenta este tipo de displasia su hijo tiene un 12% de posibilidades de sufrirla. Si se trata de un hermano el riesgo se reduce a un 6%. Y si son los dos, aumenta hasta un 36%.
  • La posición del feto en el útero también pude favorecer el desarrollo de la displasia, dependiendo de qué parte del cuerpo esté sometido a mayor presión, ya que ésta puede distender los ligamentos de la cadera. Si están sentados sobre la pelvis tienen más posibilidades que los que se encuentran en la posición habitual. Pero aún así en la normalidad la cadera izquierda recibe más presión que la derecha, lo que coincide con los datos epidemiológicos, en el sentido de que es más frecuente la displasia de la cadera izquierda.
  • También se cree que las hormonas generadas por el organismo de la madre en el momento del parto con el fin de abrir el canal del parto podrían inducir la laxitud de los ligamentos del bebé, lo que podría explicar por qué la displasia de cadera es más frecuente en las niñas, pues ligamentos son menos tensos que los de los niños.
  • Tras el nacimiento las posturas que adopten los niños pueden influir en el desarrollo de la displasia, por lo que los expertos recomiendan que se les permita en todo momento posturas, cochecitos, y sillas que les permitan mantener las piernas abiertas.

Tratamiento

Durante los seis primeros meses de vida lo más indicado es utilizar técnicas y dispositivos de inmovilización de la cadera con el fin de favorecer un desarrollo normal de la articulación manteniéndola alineada.

Hecha esta salvedad, cabe señalar que el mejor tratamiento para la displasia de cadera infantil es generalmente quirúrgico y tiene como objetivo aumentar el crecimiento del hueso hasta recuperar su longitud normal y corregir eventuales alteraciones morfológicas del hueso. La cirugía se fundamenta en el aprovechamiento de la capacidad de remodelación ósea que presentan los más pequeños.

Se pueden aplicar diferentes técnicas quirúrgicas para lograr colocar correctamente la cabeza del fémur en el acetábulo de la pelvis y que la articulación mantenga su alineación tras un tiempo de inmovilización. En niños menores de dos años se realiza habitualmente de forma mínimamente invasiva, aunque se puede optar por la cirugía abierta si existe la sospecha de hay algún tejido que se interpone entre la epífisis femoral y el acetábulo que impida el encaje normal de los dos huesos.

La osteotomía, pélvica o femoral, únicamente se lleva a cabo si hay que modificar la forma de uno de los huesos de la articulación para que la configuración de ésta sea la correcta.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.