Pros y contras de la circuncisión

La circuncisión consiste en cortar el frenillo que une el prepucio a la punta del pene y coserlo recogiendo el tejido resultante por debajo del glande. Algunas culturas y religiones, como la judaica o la musulmana, contemplan la circuncisión como un hecho obligado para los varones. En los judíos, por ejemplo la ceremonia de circuncisión marca el momento de su madurez.

Sin embargo, al margen de estas culturas, esta intervención se realiza únicamente si el niño tiene un problema de fimosis o parafimosis, aunque en este último caso cabe la posibilidad de optar o no por la intervención quirúrgica. En las revisiones periódicas rutinarias el pediatra comprobará si el prepucio se recoge correctamente bajo el glande y en el caso de que exista fimosis recomendará la inmediata intervención quirúrgica, ya que cuanto antes se realice menores serán los riesgos asociados; si bien se trata de una intervención sencilla, rápida (dura entre 5 y 10 minutos) y segura.

Pese a todo, hay hombres que valoran la posibilidad de que so meterse a una operación de fimosis basándose en criterios personales y valorando los pros y los contras de la circuncisión.

pros y contras de la circuncisión  

Ventajas de la circuncisión

La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha elaborado un informe en el que se reconocen algunos beneficios que conlleva la circuncisión. Entre ellos figuran la reducción del riesgo de sufrir infecciones de las vías urinarias, enfermedades de transmisión sexual (ETS) y cáncer de pene, aún cuando este último es extremadamente raro. En el caso de las ETS, si bien los hombres circuncidados tienen un menor riesgo inicial, a la larga éste viene determinado por su actividad sexual: si es o no promiscuo.

Riesgos de la circuncisión

Aunque en algunas culturas sea un ritual religioso, en general la circuncisión es en realidad una intervención quirúrgica y como tal comporta algún riesgo, si bien la incidencia de complicaciones es bastante baja. El sangrado posterior y una eventual infección son las más frecuentes, aunque puede ser habitual especialmente en los niños muy pequeños la irritación de la superficie del glande por efecto del amonio contenido en la orina y su contacto permanente con el pañal. 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.