¿Cómo es un embarazo normal?

Normalmente, el embarazo dura 40 semanas, a contar desde el primer día de la última regla o menstruación.

¿Cuánto dura un embarazo normal?

Normalmente, el embarazo dura 40 semanas, a contar desde el primer día de la última regla o menstruación. Se divide en tres fases, denominadas trimestres. El primer trimestre dura 12 semanas; el segundo va de las 13 a las 27 semanas y el tercero, de las 28 a las 40 semanas.

¿Tengo que realizarme alguna prueba?

Cuando se sufre un retraso en la menstruación y confirma el embarazo mediante el test en orina, se debe acudir a su médico de cabecera para que comience con las pruebas necesarias y le remita al ginecólogo.

La primera visita se debe hacer cuanto antes (sin que sea una urgencia), y nunca se debe demorar más allá de la 12 ª semana. En ella se realiza una historia clínica completa de la gestante, desde sus antecedentes familiares, a sus enfermedades pasadas y hábitos de vida y laborales.

Con esta historia clínica, que incluirá una exploración física, se comienza a estimar el posible riesgo de ese embarazo. Tras ello, se piden unas pruebas rutinarias que completan este estudio. Pueden variar de un sistema de salud a otro, pero normalmente incluyen:

Un análisis de sangre con pruebas básicas que determinen su estado de salud, incluyendo las funciones hepática y renal, determinación glucemias, y en casos indicados un test de sobrecarga oral de glucosa, grupo sanguíneo, Rh y prueba de coombs indirecto (para descartar la existencia de anticuerpos en la sangre de la madre que pudieran destruir los hematíes del feto), así como verificación del estado inmunitarios de la madre ante diferentes enfermedades infecciosas; toxoplasma, rubéola, sífilis y, previo consentimiento informado, VIH.

También harán un análisis de orina para comprobar si existe alguna infección.

Por último, existen otras pruebas especiales para las mujeres que corren cierto riesgo de tener anomalías en el embarazo.

Respecto a la periodicidad y número de ecografías, en gestantes debajo riesf¡go, se recomiendan tres:

  • Entre la 8-12 para confirmar la edad gestacional, número de embriones, fecha de la última regla, su localización, su vitalidad y si existyte o no edema nucal.
  • Otra entre la 18-21 para detectar malformaciones dentro del periodo legal.
  • Otra entre la 32-34 para valorar el crecimiento fetal, la maduración placentaria, estado del líquido amniótico.

Además, se siguen una serie de consultas periódicas durante el embarazo; mensualmente hasta la semana 36, y a partir de esa fecha quincenalmente.

¿Quién me atenderá durante el embarazo?

Acude al médico en cuanto sepas o sospeches que estás embarazada. Para aumentar tus posibilidades de dar a luz a un niño sano, es recomendable que acudas a consulta con la pauta regular que te indiquen.

La enfermera o la matrona te pesará, te hará un análisis de orina y te tomará la tensión en cada visita, y además el médico o la matrona te harán una exploración. Coméntales cualquier cambio que hayas experimentado y pregúntales todas las dudas que tengas.
“Acude al médico en cuanto sepas o sospeches que estás embarazada. Para aumentar tus posibilidades de dar a luz a un niño sano, es recomendable que acudas a consultas con una pauta regular.”
¿Qué puedo hacer con las náuseas del embarazo?

Las náuseas conllevan malestar y vómitos, que suelen ser habituales durante el embarazo. Pueden aparecer por la mañana y también a lo largo del día. Por lo general, comienzan al principio del embarazo y desaparecen hacia el cuarto mes.

Para aliviar las náuseas del embarazo, procura comer con frecuencia y en pocas cantidades, sobre todo a primera hora del día, así como tomar tentempiés sanos a lo largo del día.

Deja en la mesilla algo ligero para picar antes de levantarte por la mañana, como galletas, y así se disminuye la nausea.

Evita los alimentos pesados y grasos y los olores de la cocina que te desagraden; procura comer más hidratos de carbono, como pan tostado o patatas asadas sin aderezos.

¿Qué debo comer durante el embarazo?

Una dieta saludable y equilibrada es vital para tu salud, así como para el crecimiento y el desarrollo de tu bebé. Elige una amplia variedad de alimentos de los cuatro grupos: pan, cereales y patatas; frutas y hortalizas; leche y productos lácteos; y carne, pescado y legumbres (como alubias o lentejas).

El embarazo normal aumenta las necesidades de tu cuerpo en unas 200 calorías al día en los tres últimos meses. Consigue estas calorías adicionales comiendo algún tentempié sano, como frutas o un emparedado.

Es probable que durante el embarazo tengas que aumentar la cantidad de calcio que tomas con la dieta. Para ello, bebe mucha leche desnatada y come yogures y queso, además de hortalizas verdes.

También es importante que tomes algún suplemento diario que contenga 400 microgramos (400 µg o 0,4 mg) de ácido fólico (un tipo de vitamina B) antes y durante el embarazo, hasta la décimosegunda semana. El ácido fólico reduce las posibilidades de que tu hijo tenga problemas en la médula espinal. Pide consejo a tu médico o a tu matrona sobre el suplemento que debes tomar.

Acude al médico en cuanto sepas o sospeches que estás embarazada. Para aumentar tus posibilidades de dar a luz a un niño sano, es recomendable que acudas a consultas con una pauta regular.

¿Qué alimentos debo evitar durante el embarazo?

Durante el embarazo deberás evitar ciertos alimentos porque existe el riesgo de que estén contaminados por bacterias, incluyendo la temida toxoplasmosis. Son los quesos blandos, la leche sin pasteurizar, los huevos crudos o poco cocidos, las carnes poco hechas (incluyendo el jamón serrano, aunque hay autores que no lo prohíben) y los patés.

Te recomendamos que reduzcas el consumo de cafeína durante el embarazo. Si bebes café, procura no tomar más de tres tazas al día.

¿Puedo beber alcohol durante el embarazo?

Todo el alcohol que bebas pasará a tu hijo, y es posible que dañe su salud. Para mayor seguridad, lo mejor es que no bebas nada de alcohol durante el embarazo. Por lo menos, evita beber durante los tres primeros meses y después intenta limitar al máximo su consumo.

¿Cuánto debo engordar?

El peso que se gana durante la gestación varía de una mujer a otra, pero un valor normal es de 11–16 kilogramos. Pregunta a tu médico o a tu matrona cuál es el valor ideal para ti, teniendo en cuenta que es mucho más importante seguir una dieta sana y equilibrada que ganar unos kilos.

¿Y el tabaco?

Cuando fumas o cuando te expones con regularidad al humo de los demás (fumador pasivo), el monóxido de carbono y la nicotina pasan desde tu sangre a la de tu hijo, lo que limita la cantidad de oxígeno y de nutrientes que recibe tu bebé.

anatomia del embarazo

Fumar durante el embarazo se ha asociado a muchos problemas graves, como aborto espontáneo, parto prematuro, bajo peso al nacer y síndrome de la muerte súbita del lactante, entre otros. Así que, si fumas, deja de hacerlo de inmediato y anima a tu pareja a que haga lo mismo.

¿Puedo hacer ejercicio durante el embarazo?

La actividad física es buena para tu salud y para sentirte bien. Si tienes un embarazo normal, es probable que puedas hacer ejercicio, pero pregunta antes a tu médico. Evita el ejercicio vigoroso que pueda lesionarte y elige otro más suave que no te haga sentir dolor, cansarte demasiado o te dificulte la respiración.

El mejor ejercicio durante el embarazo te permitirá no engordar demasiado; la natación en agua no muy fría, y la bicicleta estática son opciones adecuadas, al igual que caminar. Elijas lo que elijas, procura que tu temperatura corporal no suba demasiado y bebe mucho líquido. Si tienes algún problema, deja de hacer ejercicio inmediatamente y consulta a tu médico.

¿Puedo tomar medicamentos?
Si tomas algún medicamento pregunta a tu médico si es seguro seguir tomándolo durante el embarazo. Algunos fármacos pueden afectar al desarrollo de tu hijo, mientras que otros pueden ser esenciales para controlar una enfermedad crónica, como el asma o la diabetes. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier medicamento de venta sin receta o preparado de herbolario, por muy inofensivo que pueda parecer.

¿Puedo mantener relaciones sexuales durante el embarazo? ¿me apetecerá hacerlo?

Si tu embarazo evoluciona con normalidad, probablemente podrás mantener relaciones sexuales con seguridad. Si no estás segura, pregunta a tu médico o a tu matrona.

Aunque, de forma general, está permitido tener relaciones durante todo el embarazo, se recomienda tener cuidado al comienzo y final del embarazo, que es la fase de implantación y la de provocación del parto, para evitar aumentar el riesgo de aborto y el del parto prematuro.

Como regla general, pueden mantenerse relaciones en las que la postura sea cómoda para la mujer y se eviten ejercicios violentos. Si aparece dolor o hemorragia vaginal, flujo o contracciones uterinas se deben evitar y consultar con su médico.

Es probable que tu deseo sexual cambie durante el embarazo. Al comienzo, tu interés por el sexo probablemente disminuirá por los cambios hormonales, el aumento de peso, el cansancio o las náuseas del embarazo.

Durante el segundo trimestre, seguramente recuperarás el interés. Después, en el último trimestre, es posible que desaparezcan otra vez las ganas, pues el tamaño de la tripa, el dolor de espalda o el cansancio supondrán dificultades. Quizá te sirva de ayuda intentar posturas distintas con tu pareja para que estés más cómoda.

Artículo publicado el día 02/11/2004

Redactado por Sanitas bajo la supervisión médica del Dr. Ignacio Orive, Director de Calidad Asistencial de Sanitas.

Actualizado por tuotromedico.com. Octubre 2007.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.