Generalidades sobre la amniocentesis

La amniocentesis no es un estudio rutinario que se ofrece a todas las mujeres embarazadas, ya que la prueba lleva un pequeño riesgo de infección o aborto. Se propone cuando hay un aumento en el riesgo de defectos cromosómicos o defectos del nacimiento genéticos, o algunas malformaciones.

¿Cómo funciona la amniocentesis?

Células vivientes del feto flotan en el líquido amniótico. Estas células de la muestra de líquido amniótico, se dejan crecer en el laboratorio por una a dos semanas, entonces se detectan anormalidades cromosómicas o algunos defectos del nacimiento. Los resultados de la prueba están usualmente disponibles en aproximadamente dos semanas. La alfa-fetoproteína también está presente en el líquido amniótico. Pruebas recientes hacen que se pueda medir directamente, y sin esperar que las células crezcan, los resultados pueden tenerse en sólo unos días.

¿Cómo se efectúa la amniocentesis?

Se visualiza por ultrasonido exactamente donde se encuentra el feto y se localiza la placenta, así el médico escoge el sitio más seguro para insertar la aguja. Se limpia el abdomen, y a veces se inyecta anestesia local abajo de la piel. Se inserta una aguja delgada por el abdomen y en el útero, por donde se extraen unos cuantos mililitros de líquido amniótico, después se retira la aguja. Después de tomar la muestra, se usa el ultrasonido para verificar que el latido del corazón fetal es normal. A algunas pacientes la amniocentesis no les molesta; otras mencionan calambres cuando la aguja entra al útero o presión durante los pocos minutos mientras se retira el líquido. Ocasionalmente se refiere manchado ó goteo de líquido amniótico después del procedimiento. Se recomienda que la paciente se tranquilice varias horas después de la amniocentesis, evitando esfuerzos físicos ó estando mucho tiempo de pie.

¿En qué etapa se practica la amniocentesis?

Se practica amniocentesis usualmente entre las 14 y 18 semanas después de el último período menstrual. Aunque ahora el ultrasonido y las técnicas del laboratorio han hecho posible practicar la amniocentesis en etapas más tempranas del embarazo. Algunos centros médicos ofrecen amniocentesis antes de las 14 semanas; sin embargo, los riesgos asociados con amniocentesis temprana no están todavía definidos. Existen también algunas indicaciones para la amniocentesis en el tercer trimestre. Además determina si los pulmones del feto están lo suficientemente maduros para el nacimiento. La amniocentesis puede diagnosticar infecciones uterinas, y puede determinar la severidad de anemia fetal en problemas de Rh y ayuda a determinar si el feto requiere de transfusiones de sangre para salvar su vida.

¿Pueden los médicos tratar los defectos del nacimiento diagnosticados por amniocentesis?

Normalmente, los médicos pueden diagnosticar muchos más defectos del nacimiento de los que pueden tratar antes del nacimiento. De cualquier modo, hay adelantos en la terapia prenatal que hacen posible tratar algunos defectos previos al nacimiento. Si un feto tiene una condición por la que el tratamiento prenatal no es todavía posible, el diagnóstico prenatal permite que los padres se preparen emocionalmente y planear con sus médicos el momento más seguro, lugar y método del nacimiento, para estar listos inmediatamente después de ése nacimiento.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.