Cambios en la mama durante y tras la lactancia

Desde el comienzo del embarazo, las mamas se van preparando para la lactancia; se nota porque es frecuente que estén más voluminosas, más sensibles y que los pezones y las areolas se vayan oscureciendo.

Alrededor de la areola hay unos pequeños puntos que aumentarán de tamaño: son glándulas que producen grasa para que la piel de esta zona esté elástica cuando se inicie la lactancia. Esta grasa natural se conservará mejor si en la ducha diaria no se abusa del jabón en esta zona.

Todas las mujeres embarazadas producen calostro para amamantar a su bebé, en el caso de que el parto se adelante. A algunas mujeres les salen gotitas de calostro a partir del 5º mes de embarazo. 

Cuando las mamas se llenan y congestionan: 

Cuando aumenta la producción de leche es normal que las mamas aumenten de tamaño, que estén algo más sensibles y que, en ocasiones, se congestionen.

Las mamas congestionadas están duras, hinchadas y doloridas debido al aumento de sangre, leche y otros fluidos.

La congestión intensa de las mamas impide que el bebé se adapte bien a la areola de su madre, pudiendo tan solo chupar del pezón, con el riesgo de lesionarlos (grietas). Esta situación se previene si el bebé realiza tomas frecuentes y durante el tiempo que desee.

Si la succión del bebé es insuficiente para reducir la congestión se intentará extraer la suficiente cantidad de leche hasta sentirnos más aliviadas y con las mamas más blandas, sobre todo la zona de las areolas para que el niño se agarre y mame de forma eficaz. 

Cuando la congestión mamaria persiste, podemos: 

  • Aplicar calor en las mamas antes de las tomas, con una ducha o con compresas tibias.
  • Ablandar las mamas con un suave masaje que no debe producir dolor.
  • Amamantar al bebé con más frecuencia.
  • Aplicar paños fríos entre las tomas.
  • No hay ninguna necesidad de limitar la ingestión de líquidos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.