Alergias e intolerancias alimentarias y sobrepeso


Pensar que la alergia y la intolerancia alimentarias puede inducir un problema de obesidad puede resultar chocante e incluso absurdo. Pero lo cierto es que puede ocurrir. La explicación parte de un hecho que la investigación ha constatado en los últimos años: la obesidad es una enfermedad inflamatoria y tanto la alergia como la intolerancia a determinados alimentos, que favorecen una respuesta exacerbada del sistema inmune, propician la aparición de procesos inflamatorios.

Todavía no se conocen los mecanismos exactos que conducen al sobrepeso y la obesidad. La genética, el sedentarismo, comer en exceso, especialmente si hay un alto contenido de grasa y carbohidratos, o incluso seguir una dieta poco variada pueden ser algunos de los factores que influyen para que una persona gane peso. En términos generales se considera que es el balance entre ingesta y gasto de calorías lo que influye en la ganancia de peso por un aumento de la grasa corporal.

Ahora, se sabe que, además de diferentes alteraciones metabólicas, existen una serie de procesos inflamatorios que también la condicionan. Y alguno de estos procesos se relaciona directamente con la alergia alimentaria y la intolerancia a determinados tipos de alimentos.

Alergias e intolerancias y obesidad

Intolerancia alimentaria

La intolerancia a la lactosa o al gluten (celiaquía) son los ejemplos más conocidos de este problema, que genera una respuesta metabólica que se traduce en:

  • Trastornos gastrointestinales.
  • Problemas de la piel.
  • Alteraciones neurológicas.
  • Problemas musculares y reumatólogicos.
  • Sobrepeso.
     

En este caso no se trata de una respuesta del sistema inmunológico ante la presencia de determinados alimentos o nutrientes, sino de un problema relacionado con su metabolización sistema inmunológico del cuerpo. El mejor tratamiento posible es, sin duda, evitar la ingesta de estos alimentos. Pero ello no hace necesariamente que desaparezca el sobrepeso, pues se cree que puede existir un tipo de “intolerancia a alimentos” diferente, que se conoce como inflamación alimentaria y que hace que la presencia de determinados alimentos en la dieta favorezca la puesta en marcha de determinados procesos inflamatorios.

En la actualidad, aunque son muy discutidos, existen test que permiten identificar tales alimentos con el fin de que sean sustituidos en la dieta por otros que aporten los mismos nutrientes, poniendo fin así a esos procesos inflamatorios que generan el aumento de peso.

Alergias alimentarias

Se es alérgico a un alimento cuando al ingerirlo se provoca una reacción inmunológica severa que desencadena la aparición casi inmediata de toda una serie síntomas que pueden ser manos o menos graves: desde una urticaria, la inflamación exacerbada de la cara y otras zonas del cuerpo e incluso el fallecimiento como consecuencia de un shock anafiláctico. Alejarse de la ingesta del alimento que genera esta reacción es la única opción para evitar el problema.

Sin embargo, cuando la reacción alérgica es muy leve, incluso impercetible, no se suele identificar como tal y los mecanismos que desencadenan una reacción inflamatoria se activan cada que se ingiere una cantidad del alimento, por muy pequeña que sea. Esto hace que se bloqueen los receptores de la insulina, de modo que sólo una mínima parte del azúcar presente en la sangre puede acceder al interior de las células, lo que hace que disminuya el consumo de calorías y que ese azúcar sea transformado en grasa que se deposita en las células adiposas y que no puede eliminarse.

Este tipo de reacciones inflamatorias esta mediada por los anticuerpos IgG, generados por el sistema inmunológico como respuesta a esos alimentos. Por eso, la investigación en este campo se centra en la detección de esos anticuerpos cuando se ingieren determinados alimentos, a fin de eliminarlos de la dieta. Algunos estudios parecen demostrar que una dieta guiada por la detección de IgG tiene efectos positivos en la pérdida de peso y en la estabilización del metabolismo de la glucosa.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.