Cáncer de glándulas salivales

Aunque son poco frecuentes, la mayoría de los tumores (80%) de glándulas salivales son benignos y de crecimiento lento, afectando fundamentalmente a las glándulas parótidas. Sin embargo, algunos de estos pueden malignizarse y otros (20%) son desde un inicio de origen canceroso causados por la proliferación de células cancerosas en los conductos por los que las glándulas salivales excretan la saliva.

No obstante, la malignidad de los tumores varía en función de la glándula que resulta afectada: 20-25% en el caso de la parótida, 35-40% de las submandibulares, 50% de las menores y más del 90% de las sublinguales.

Cáncer de glándulas salivales

El principal síntoma inicial de este tipo de cáncer es la inflamación y aumento de tamaño de la glándula afectada, que cursa sin dolor y que se suele descubrir en el transcurso de una revisión rutinaria en el odontólogo o el médico, detectándose un bulto en la zona próxima a la oreja si afecta a una de las parótidas; bajo la barbilla, si compromete una glándula submaxilar; o en el suelo de la boca si interesa a alguna glándula sublingual.

A medida que aumenta el volumen de la glándula podrán apreciarse otros síntomas:

  • Asimetría facial.
  • Parálisis del nervio facial.
  • Dificultad para deglutir los alimentos.
  • Dificultad para abrir completamente la boca.
  • Dolor persistente en la cara.

Factores de riesgo del cáncer de glándulas salivales
Entre los factores de riesgo que favorecen la aparición de este tipo de cáncer destacan los siguientes:

  • Edad avanzada. Se da con mayor frecuencia en personas mayores, aunque algunos tipos pueden producirse a cualquier edad.
  • Exposición a la radiación. La radioterapia para el tratamiento de tumores de cabeza y cuello pùede originar un cáncer de glándulas salivales.
  • Exposición a ciertas sustancias: asbesto, plomo, materiales para la fabricación de goma.

Tipos de tumor
La localización más habitual de este tipo de cáncer es la de las glándulas parótidas y una de sus características más significativas es que suele ser de naturaleza infiltrante y se propaga a los ganglios linfáticos más próximos. El paladar es la parte de la cavidad oral que con mayor frecuencia se ve afectada cuando se trata de un cáncer de las glándulas menores.

De todos ellos el tipo de cáncer más frecuente es el denominado carcinoma mucoepidermoide, que afecta fundamentalmente a las parótidas y, en el caso de las glándulas menores, a las localizadas en el labio. Le sigue en frecuencia el conocido como cilindroma, que es muy agresivo y presenta un alto grado de recurrencia, dándose habitualmente entre los 40 y 60 años de edad. El tercero en frecuencia es el grupo de adenocarcinomas, de los que hay muchos tipos.

El cáncer de glándulas salivales también puede ser secundario a otros tumores, como el carcinoma de células escamosas o el melanoma de cabeza y cuellos.

Tratamiento del cáncer de glándulas salivales
Por lo general, si el cáncer está localizado, el tratamiento implica la extirpación de la glándula salival afectada y la aplicación de radioterapia. La quimioterapia está indicada en tumores que se han diseminado, afectando a los ganglios linfáticos más próximos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.