Tratamiento del dolor crónico

dolor crónico


El problema del dolor crónico es que afecta a diferentes áreas de la vida de quienes lo padecen: el trabajo, la actividad social, la relación familiar y la estabilidad personal, pudiendo llevarle a una situación de presión, insomnio y agotamiento. Además, la necesidad de calmar el dolor puede llevar al consumo de drogas, a someterse a procedimientos quirúrgicos no indicados o a caer en manos de curanderos o milagreros.
Obviamente, el dolor crónico tiene un tratamiento farmacológico que permite controlar en cierta medida su intensidad y periodicidad. Existe un protocolo específico para su tratamiento, en el que se contemplan tres tipos de medicamentos que se utilizan de forma escalonada en la medida en que los anteriores pierden su eficacia:

  • Analgésicos periféricos, a los que pertenecen los de uso más frecuente, como los salicilatos y los antiinflamatorios no esteroideos.
  • Analgésicos opioides débiles. Son derivados de los opiáceos pero de acción debil, como la codeína, la dihidrocodeína y el tramadol.
  • Analgésicos opioides potentes, al que pertenecen la morfina y la metadona.

     
dolor crónico


Hay que tener en cuenta, asimismo, que algunos analgésicos tienen una formulación del tipo retard, que permite mantener concentraciones del mismo en la sangre de forma prolongada, reduciéndose esta de forma gradual y controlada.
Además de los analgésicos, puede recurrirse a medicamentos que sin ser analgésicos, pueden tener una acción de este tipo:
• Antidepresivos.
• Anticonvulsivantes.
• Fenotiazinas.
• Corticoides, etc.
No obstante, en la actualidad se contempla también la posibilidad de incluir otros tratamientos para el dolor crónico que no son farmacológicos, aunque su efectividad pueder ser limitada y en algunos casos incluso nula:

  • Hidroterapia.
  • Fisioterapia.
  • Aplicaciones alternantes de calor y frío.
  • Acupuntura.
  • Hipnosis.
  • Estimulación eléctrica.
  • Bloque nervioso con toxina botulínica.
  • Apoyo psicológico, etc.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Diccionario de Salud

  • A
  • B