Fractura de muñeca en personas mayores

Una de las consecuencias del envejecimiento y de los cambios que la edad avanzada produce en el organismo humano –osteoporosis, pérdida de masa muscular, mala alimentación, etc.– es que las personas mayores tengan un mayor riesgo de caídas. De ellas el 5-10% de ellas tienen como consecuencia un fractura, siendo la de muñeca la más frecuente, ya que la tendencia en estos casos es la de apoyar la mano para amortiguar el golpe.

La fractura de muñeca es especialmente frecuente en mujeres de edad avanzada, ya que tras la menopausia sufren una desmineralización progresiva de los huesos, llegando a desarrollar osteopenia u osteoporosis, lo que las hace más proclives a las fracturas. El problema más importante en estos casos es que, a pesar de que el tratamiento sea el adecuado, muchas veces no se llega a recuperar totalmente la funcionalidad de la articulación, limitando el desarrollo de actividades rutinarias –hacer la comida, limpiar la casa, conducir, ir de compras, etc.–, de tal modo que su calidad de vida se ve afectada de forma considerable.

Independientemente de que se confirme el diagnóstico mediante una radiografía, la exploración física puede ser suficiente para determinar que se ha producido una fractura de muñeca, ya que los síntomas son muy evidentes:
  

  • Dolor intenso.
  • Inflamación.
  • Sensibilidad a la presión.
  • Enrojecimiento de la zona en que se ha producido.
  • Limitación del movimiento de toda la articulación o del dedo pulgar de la mano.
  • Incapacidad para sujetar cualquier objeto.
  • Deformación apreciable de la zona donde se ha producido la fractura.
fractura de muñeca

El tratamiento consiste en reducir la fractura e inmovilizar la muñeca con una escayola, debiendo llevar el brazo en cabestrillo durante unos días. En algunas ocasiones puede ser necesaria una intervención quirúrgica para colocar algún tornillo o dispositivo para fijar el hueso fracturado. En cualquier caso, como ya se mencionado, las personas mayores, por lo general no llegan a recuperar completamente la movilidad de la articulación.

Prevención de la fractura de muñeca

Evitar las caídas es la mejor manera de prevenir las fracturas de muñeca. Y para ella basta adoptar una serie de medidas. Para ir por la calle, por ejemplo, se debe utilizar un calzado con suela de goma y evitar los tacones; hay que fijarse bien en los obstáculos que hay en el camino para no tropezar con ellos y, si se siente cierta inseguridad al caminar, es preferible hacerlo con un bastón. En casa habrá que fijar o retirar las alfombras, colocar asas en los baños, iluminar muy bien las diferentes dependencias, evitar subir y bajar escaleras, etc.

Otro aspecto importante de la prevención es la alimentación, ya que se ha comprobado que el 60% de las personas mayores presentan déficit de vitamina D, esencial para fijar el calcio en los huesos y, por tanto, para evitar el desarrollo de osteoporosis. Una dieta rica en estos nutrientes ayudará mucho a la hora de fortalecer los huesos. El ejercicio regular es la otra vertiente de la prevención, ya que caminar un mínimo de media hora al día ayuda también a mantener la mineralización ósea. También es recomendable la práctica de la natación o la realización de ejercicios en el agua, ya que ayuda a mejorar la coordinación y mantener la elasticidad y la fuerza muscular.


     

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.