Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

¿Cómo evito el rechinar de dientes?

Rechinar los dientes es un problema odontológico cada vez más frecuente en la población del mundo occidental. Relacionado con el estrés, afecta especialmente a las personas que viven en las grandes ciudades, con un grado de ansiedad mayor por el ritmo de vida que estos entornos propician.

El hábito de rechinar los dientes suele acentuar algún tipo de patología de la Articulación Temporomandibular, llamada con frecuencia por sus siglas: ATM. Esta articulación actúa como una doble bisagra que permite que la mandíbula se mueva con respecto al resto del cráneo y habilita los movimientos necesarios para hablar, masticar, reír…

Cuando forzamos involuntariamente los músculos que activan la articulación temporomandibular, creamos y mantenemos posiciones de tensión, lo que tiene consecuencias en nuestra estructura orofacial: la cabeza y el cuello.

Efectos de rechinar los dientes

Entre estos problemas y molestias asociadas a las patologías de la ATM, el rechinar de dientes es la más común. Esta parafunción o función anómala recibe el nombre formal de bruxismo: el hábito de apretar involuntariamente los dientes, especialmente por las noches, mientras el paciente está durmiendo.

El bruxismo causa a quien lo padece una larga serie de síntomas, entre los que están el dolor de cuello, cabeza y espalda como los más frecuentes. Además, si se prolonga en el tiempo, rechinar los dientes erosiona en extremo el esmalte dental y puede llegar incluso a afectar la estructura del diente. Por ello, las personas afectadas por este problema pueden llegar a sufrir un importante desgaste dental.

rechinar dientes, rechinar los dientes

¿Cómo freno el rechinar de dientes?

La forma más habitual de tratar el bruxismo y las patologías de la ATM es mediante las férulas de descarga: unas piezas personalizadas de material plástico duro y transparente que se encajan en los “dientes” del paciente. Estas férulas neutralizan el impacto del rechinar de dientes y corrigen las posiciones que causan dolor y molestias.

Con el uso habitual de una férula de descarga, el paciente evita colocar la mandíbula en posiciones que crean tensión en su ATM, rompiendo el hábito que le causaba las molestias asociadas a su bruxismo. Por esta función correctora, las férulas de descarga a veces también reciben el nombre de férulas de neuroprogramación muscular o férulas miorrelajantes.

Elige un verdadero tratamiento: no un “parche” temporal

Además de un uso regular, para que sea efectivo el tratamiento, la férula debe ser de buena calidad y estar elaborada 100% a medida de la boca del paciente. Desconfía de las clínicas dentales que ofrecen “chollos” en sus férulas, porque suelen esconder una calidad muy pobre, que no solucionará tus problemas de rechinar de dientes.

De manera complementaria, aunque cada vez más habitual, las clínicas dentales recomiendan no quedarse ahí, y acompañar el tratamiento con férulas con otro tipo de terapias. Algunos de los más habituales y efectivo son los masajes de fisioterapeutas especialistas en la ATM o tratamientos de salud mental, desde la psicoterapia clásica hasta el tratamiento con fármacos ansiolíticos, que ayuden a atajar la ansiedad y el estrés que suelen subyacer a este tipo de problemas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Te informamos sin compromiso

Consulta la información de privacidad.

Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).

Lunes a viernes de 9 a 21h.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online