La primera visita de los niños al dentista

En la actualidad la recomendación de los odontólogos es que la primera visita de los niños al dentista se lleve a cabo al cumplir un año y luego haya una revisión anual. Hasta no hace mucho se realizaba cuando se había completado la primera dentición -los 20 dientes de leche-, lo que ocurre en torno a los 3 años de edad, pero un estudio realizado en 2007 reveló que en 26,2 de los niños menores de 4 años ya presentaban caries, lo que llevó a adelantar la recomendación de la primera visita y, asimismo, a iniciar la práctica de la higiene bucal antes incluso de que hubiese salido el primer diente.

En esta primera visita de los niños al dentista, el odontólogo comprobará la posible existencia de caries del biberón, si no hay afecciones periodontales, si se han producido alteraciones del crecimiento o la posición de los dientes y hará las recomendaciones necesarias para que el niño mantenga una adecuada higiene bucodental.
    

primera visita niños dentista

    
Higiene bucodental

Los odontólogos recomiendan iniciar la limpieza de la boca incluso antes de que haya salido el primer diente. Ésta deberá efectuarse con una gasa húmeda después de cada toma de biberón, ya que los azúcares de la leche predisponen a la aparición de caries.

El cepillo se reserva para cuando haya dientes y habrá que tener en cuenta que el dentífrico no deberá utilizarse hasta que el niño haya cumplido los 2 años y en este caso deberá ser especial para niños, es decir, con un bajo contenido en flúor. Antes incluso de que aparezca el primer diente, debe realizarse la limpieza de las encías después de cada toma. Para ello, puedes usar una gasa humedecida.

Cuando comience la dentición, recurre al cepillo; eso sí, al principio, sin pasta dentífrica hasta los 2 años. A partir de entonces, puedes ponerle una pequeña cantidad, siempre y cuando esté especialmente indicada para niños, es decir, con bajo contenido en flúor.

Evitar el miedo al dentista

Uno de los problemas de la primera visita de los niños al dentista es que suelen ir con miedo. Conviene evitarlo favoreciendo la relación del niño con el odontólogo. En no pocas ocasiones son los propios padres los que transmiten a sus hijos este miedo, con frases como “no comas chuches o tendrás que ir al dentista porque se te estropearán los dientes”.

Muy al contrario son los propios padres los que deben generar una actitud positiva de los niños hacia el dentista:
   

  • No amenazar al niño con llevarle al dentista ni hacer delante de él comentarios en cuanto a las propias experiencias en la consulta del odontólogo, especialmente si han sido negativas.
  • Iniciarlo en la responsabilidad de la higiene bucodental lo antes posible, con el apoyo del propio dentista.
  • Si el niño ha ido al dentista desde que ha cumplido 1 año, ello facilitará que acuda sin miedos a las revisiones periódicas.
  • Explicarle que las visitas periódicas al dentista son para evitar problemas en los dientes y en general en la boca.
       

Finalmente, es importante que no los padres prevengan al niño en relación a la visita al dentista; ni siquiera con comentarios positivos del tipo que no se preocupe que no le va a hacer daño o similares.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.