Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Recuperación tras la extracción de las muelas del juicio

La extracción de las muelas del juicio se hace necesaria cuando éstas no han erupcionado o lo han hecho sólo parcialmente, lo cual puede ocasionar diferentes problemas: dolor, infección e inflamación de las encías, desplazamiento de las piezas dentales adyacentes (maloclusión) o aparición de quistes o tumores en la mandíbula.

También puede requerirse la extracción cuando han salido pero alteran la mordida de forma significativa. En todo caso será el odontólogo quien determinará la conveniencia o no de proceder a su extracción.

En el caso de las muelas del juicio hayan salido pero estén causando algún tipo de problema que recomienda su extracción esta se realizará por el método habitual, tras la aplicación de anestesia local y valiéndose del instrumental clínico al uso.

Sin embargo en el caso de muelas que no han erupcionado o lo han hecho sólo parcialmente será necesaria recurrir a la cirugía, lo que implica la realización de un corte en la encía para poder sacarla. En ocasiones se puede necesitar anestesia general para proceder a este tipo de intervención.

¿Cómo es la recuperación tras la extracción de las muelas del juicio?

La recuperación total de la extracción de una muela del juicio se produce tras una o dos semanas, dependiendo de cada caso. Tras la intervención, además de sentir dolor, es normal que la herida pueda sangrar durante al menos 24 horas. Por ello se aplicará una gasa sobre la misma que se deberá mantener apretada durante unos 20 minutos y que se deberá cambiar sucesivamente en tanto se mantenga el sangrado.

En el caso de que el cirujano haya tenido que cortar para proceder a la extracción, habrá suturado la herida y por tanto, una vez cicatrizada, deberá procederse a su eliminación.  

No obstante, para facilitar la recuperación habrá que seguir las siguientes recomendaciones:
   

  • Tomar la medicación prescrita por el cirujano, generalmente antiinflamatorios o analgésicos y antibióticos.
  • Aplicar hielo sobre la mejilla para reducir el dolor.
  • Mantener siempre la cabeza levantada por encima de los pies, por lo que cuando se está en la cama deberá utilizarse almohadas.
  • Extremar la higiene oral, especialmente en la zona donde se encontraba la muela del juicio que ha sido extraída, que deberá realizarse siguiendo las indicaciones del cirujano.
  • En los primeros días conviene hacer enjuagues de boca con agua tibia y sal cada dos o tres horas, lo que permitirá prevenir posibles infecciones y mejorar la cicatrización de la herida.
  • Seguir una dieta blanda en tanto no haya finalizado el proceso de cicatrización.
  • Conviene no realizar ejercicio físico intenso mientras dura la recuperación.
  • No conviene fumar, al menos en las primeras 24 horas.
  • No beber líquidos muy calientes.
  • No deben tomarse alimentos que contengan semillas o similares de pequeño tamaño, ya que pueden quedarse encajados en los alvéolos de la muela y aumentar el riesgo de infección.
        

Complicaciones tras la extracción de las muelas del juicio

Tras la extracción de las muelas del juicio pueden producirse algunas complicaciones, la mayoría de ellas leves y temporales:
   

  • Náuseas y vómitos a consecuencia de la anestesia.
  • Entumecimiento de la boca en las horas siguientes a la intervención.
  • Ocasionalmente, aunque es raro que ocurra, se puede producir algo de fiebre.
  • Al haber mantenido la boca abierta durante el tiempo que dura la intervención, puede producir un ligero dolor en la mandíbula al moverla, así como sequedad labial y aparición de grietas en los labios.
  • En algunos casos, al pasar la lengua sobre el lugar en el que se alojaba la muela del juicio extraída, puede percibirse la existencia de prominencias duras, que corresponden al hueso en el que se insertaba. Si el problema persiste en el tiempo podría ser necesaria una nueva intervención para eliminar las protuberancias.
  • También puede producirse un hematoma en la mejilla con un cambio de coloración en la piel.
       

Ante cualquiera de estas complicaciones deberá consultarse con el odontólogo, por si fuera necesario proceder a un tratamiento específico.   

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online