Neumonía: síntomas y tratamiento

La neumonía es una enfermedad infecciosa que afecta a los pulmones y que puede estar causada por diferentes microorganismos, ya sean virus o bacterias. El tipo más común de neumonía es la que se produce por la acción de la bacteria Streptococcus pneumoniae, más conocida como neumococo. En bebés y niños son muy frecuentes las causadas por virus.

La infección puede producirse por microorganismo ya presentes en la boca y la nariz y que se propagan hacia los pulmones, o por la aspiración directa de agentes patógenos presentes en el aire.

No obstante existen una serie de factores de riesgo que predisponen a sufrir una neumonía:

  • Sufrir una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Tabaquismo.
  • Ictus.
  • Demencia y lesiones cerebrales.
  • Sistema inmunitario debilitado.
  • Enfermedades graves de distintos tipos.
  • Ser hospitalizado.

neumonía pulmones

Síntomas de la neumonía:

La neumonía puede afectar a uno o los dos pulmones y los síntomas más frecuentes son los siguientes:

  • Fiebre alta.
  • Tos.
  • Escalofríos.
  • Dolor torácico intenso que empeora al toser.
  • Dificultad para respirar.
  • Sudoración excesiva.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga.
  • Falta de apetito.

Tratamiento de la neumonía

La neumonía puede requerir la hospitalización del paciente, especialmente si éste es una persona de edad avanzada, está inmunodeprimido o tiene una enfermedad grave asociada o los síntomas son severos. El tratamiento principal suele ser con antibióticos, salvo que el microorganismo que causa la infección sea un virus.

Asimismo, en función de la gravedad de la neumonía puede ser necesaria la administración de oxígeno, hidratación y otros tratamientos que ayuden a mejorar la respiración.

En la actualidad se dispone de una vacuna contra el neumococo, cuya administración está especialmente recomendad a las personas mayores de 60 años.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.