Riesgos del uso de extensiones de pelo

El uso de extensiones de pelo es una técnica estética que permite alargar el pelo artificialmente y que se utiliza con mucha frecuencia. Se puede utilizar para ello pelo artificial o natural, pero, independientemente de ello, esta técnica no está exenta de riesgos para el pelo propio y en algún caso para la salud. Las extensiones largas y pesadas agregan una presión adicional al cuero cabelludo, que puede tirar del cabello y causar daños a largo plazo, como su debilitamiento e incluso pérdida prematura.

Así, por ejemplo, el uso de extensiones de pelo sintético puede dañar la piel e incluso el pelo propio, por lo que se suele recomendar el uso de extensiones de cabellos naturales.

Otro aspecto importante es la técnica utilizada:
  

  • Trenzado: primero se hacen coronas horizontales (el número depende de la cantidad de pelo que se desee añadir) con trenzas muy finas que se ocultan con el pelo de la parte superior de la cabeza y a ellas se cosen las extensiones. La ventaja de este sistema es que no se utilizan productos químicos ni calor, pero hay que tener cuidado con el peso de las extensiones que se cosen a cada corona, ya que pueden tirar del pelo propio e incluso llegar a arrancarlo. Además, conviene hidratar adecuadamente las zonas de la piel próximas a las coronas, ya que puede producirse sequedad, descamación (caspa) e incluso provocar la caída del cabello.
extensiones de pelo
  • Pegado: las extensiones se adhieren al pelo propio mediante el uso de pequeñas cantidades de un pegamento especial, que puede dañar el cabello, especialmente en el momento de retirar las extensiones. Además, al tratarse de un producto químico puede causar reacciones alérgicas, por lo que, antes de iniciar su colocación, habrá que aplicar una pequeña gota del adhesivo directamente sobre la piel (por ejemplo, en el brazo) para comprobar que no se produce ninguna reacción de este tipo.
  • Fusión: se divide el cabello natural en pequeños mechones a los que se pegan las extensiones utilizando cera caliente. Duran un poco más, pero el calor de la cera puede dañar el cabello propio.

Finalmente, un aspecto muy importante relativo al uso de extensiones de pelo es el cuidado del cabello mientras éstas permanecen puestas. En primer lugar, hay que evitar en lo posible los procesos de teñido y decoloración para igualar el color del pelo y de las extensiones. Si se hace en exceso, se provocará el estrés del cabello propio y resecará el pelo natural de las extensiones.

También habrá que tener cuidado al utilizar el secador del pelo (especialmente si se ha utilizado la técnica de pegado o de fusión), pues el calor puede dañar el pelo, además de deteriorar la adherencia de la extensión. Por supuesto, el peinado debe realizar con delicadeza.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.