Bultos en el codo

La aparición de un bulto en el codo, sea en la superficie o en la parte interna de la articulación puede tener numerosas causas y suponer un problema banal o uno muy grave. Puede ser una inflamación, un quiste benigno, un lipoma, una bursitis (acumulación de líquido en la articulación) o incluso un tumor.

Un simple golpe puede bastar para que se forme una protuberancia anormal en el codo como consecuencia de una inflamación. Pero hay muchas otras opciones:

  • Lesiones deportivas, como el codo de tenista o de golfista, una tendinitis, un esguince, fracturas, etc.
  • Gota: acumulación de ácido úrico en la articulación.
  • Artritis: inflamación producida por el desgaste del cartílago de la articulación, sea por el uso de la misma o a causa de un proceso degenerativo.
  • Celulitis: una infección de la piel y los tejidos subcutáneos.
  • Fractura de codo mal curada.
  • Absceso, producido por una infección.
  • Quiste: una bolsa formada por células muertas en cuyo interior se acumula líquido o una sustancia espesa.
  • Tumor maligno.
      

Bultos en el codo

Síntomas de un bulto en el codo

La misma variedad que hay para los tipos de bultos y la etiología de los mismos se traslada a la sintomatología, que dependerá de la causa. De hecho, en algunos casos puede no producirse ningún síntoma.

En otros, sin embargo, pueden darse los siguientes:

  • Dolor.
  • Calor.
  • Inflamación y enrojecimiento.
  • Reducción de la movilidad.
  • Deformación de la articulación.
  • Síntomas musculares y óseos.
       

No obstante, hay otros síntomas que indican una mayor gravedad al estar relacionados con enfermedades sistémicas:

  • Dolor en otras partes del cuerpo.
  • Fiebre.
  • Sensación de hormigueo que llega hasta las manos.
  • Malestar general.
  • Fatiga.
  • Pérdida de fuerza.
  • Hemorragias severas.
  • Parálisis.
  • Dolor agudo de aparición súbita.
  • Decoloración de la piel y aparición de hematomas.
       

Tratamiento de un bulto en el codo

Después de todo lo expuesto, es obvio que el tratamiento dependerá también del tipo de bulto que se ha formado en el codo y de cuál sea la causa. Puede no ser necesario ningún tipo de tratamiento si no se asocia a ningún síntoma y no aumenta de tamaño, como sucede en el caso de un lipoma o un quiste. Pero si se asocia a una lesión deportiva el tratamiento podría ser con antiinflamatorios, infiltraciones de corticoesteroides, fisioterapia e incluso cirugía. En el caso de que su origen sea una enfermedad sistémica el tratamiento se adecuará a la misma.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.