¿Qué es la fimosis?

Una de las pruebas rutinarias que el pediatra realiza en las revisiones rutinarias es la de comprobar que al retraer el prepucio el glande queda completamente al descubierto. Si esto no sucede, quiere decir que el prepucio es demasiado estrecho para realizar esta función y se establece un diagnóstico de fimosis. Esta anomalía no sólo impedirá realizar correctamente la higiene del pene, lo que facilitará la aparición de infecciones, sino que en la edad adulta las relaciones sexuales serán dolorosas.

La fimosis puede ser congénita o producirse en otras etapas de la vida. En los adultos puede deberse a balanopostitis sucesivas (inflamaciones del glande y el prepucio a consecuencia de una infección o uso de jabones muy agresivos para la higiene, ciertos tipos de balinitis (infección del pene) y traumatismos peneanos.

fimosis

  • Puntiforme: el estrechamiento del prepucio se sitúa únicamente en la parte del orificio, mientras que el resto mantiene un aspecto normal. Este tipo de fimosis puede dificultar la micción.
  • Cicatricial: la parte exterior de la piel del orificio del prepucio se endurece o engrosa, generalmente como consecuencia de episodios previos de balanopostitis.
  • Anula: se definen como tales todos aquellos casos de fimosis que no pueden incluirse en las clasificaciones anteriores. 
consecuencias y tratamiento de la fimosis  

Consecuencias de la fimosis

Las consecuencias de la fimosis pueden ser diversas:
  

  • Coitos dolorosos a causa de que el prepucio se retraiga completamente tras el glande durante la erección.
  • Dificultad para orinar, como disuria o incluso retenciones de orina agudas.
  • Balinitis, es decir, infecciones que generalmente se producen a consecuencia de las dificultades para realizar un lavado correcto del pene.
  • Aparición de adherencias en la unión del prepucio con el glande.
  • Parafimosis, que se produce cuando el glande está inflamado y se fuerza su paso por el anillo del prepucio de modo que éste no puede retornar a su posición normal aún cuando no haya erección. Se considera una urgencia médica.
  • Cáncer de pene. Es una posibilidad muy rara, pero puede haber un ligero aumento de riesgo cuando la fimosis no ha sido convenientemente tratada y se mantiene después de la pubertad.
      

Tratamiento de la fimosis

El tratamiento más frecuente de la fimosis es la circuncisión, una intervención quirúrgica por la que el anillo del prepucio se fija a la parte posterior del glande, aunque también puede realizarse una prepucioplastia, que permite mantener el prepucio intacto y agrandar el anillo prepucial.

No obstante, cuando el paciente es un niño, antes de recurrir a la cirugía a partir de los tres años cabe recurrir a un tratamiento con corticoides (pomadas) que se aplican con la ayuda de retracciones suaves del prepucio.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO 

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.