Síntomas y tratamiento de la escarlatina

La escarlatina es una enfermedad infecciosa que está causada por una bacteria de la familia del estreptococo beta-hemolítico del grupo A (EBHGA), que produce una toxina ante la que algunas personas, no todas, muestran una clara sensibilidad. Esta enfermedad es más frecuente en niños de 4 a 8 años de edad y raramente se presenta antes de los 2 años.

Síntomas de la escarlatina

El principal síntoma de la escarlatina es el que da nombre a la enfermedad: un sarpullido que pica y suele aparecer inicialmente en el cuello y la cara para luego extenderse al resto del cuerpo y que tiene un color escarlata, formando líneas rojas en las zonas donde hay pliegues. Suele desaparecer al cabo de 4-6 días, produciéndose posteriormente la descamación de la piel (puede durar semanas).

Pero el sarpullido no es el único síntoma, sino que hay otros:
  

  • Fiebre: puede ser alta y se inicia entre uno o dos días antes de que aparezca el sarpullido.
  • Dolor de garganta: las amígdalas están enrojecidas e incluso inflamadas y, sólo en algunos casos, recubiertas por una membrana blanquecina o amarillenta.
  • Lengua: puede mostrarse blanquecina con puntos rojos.
  • Dolor: puede presentarse dolor de cabeza, muscular o en la zona del estómago.
  • Náuseas y vómitos.
      

No obstante, hay que tener en cuenta que los síntomas de la escarlatina pueden ser similares a los de otras enfermedades (infecciosas e inflamatorias), por lo que debe consultarse siempre al médico para que éste pueda realizar un diagnóstico correcto.

escarlatina enfermedad infecciosa  

En lo que se refiere al tratamiento, al tratarse de una infección bacteriana éste debe ser con antibióticos, ya sea por vía oral o inyectables, durante diez días. No obstante, habrá que llamar al pediatra en las siguientes situaciones:
  

  • La fiebre no desaparece después de 48 horas de iniciarse el tratamiento con antibióticos.
  • Aparecen ampollas o heridas en alguna de las zonas en las que hay sarpullido o este pasa de picar a doler.
  • El niño no puede tragar.
  • Si vomita continuadamente.
  • Si tiene dificultad para respirar.
      

Cuidados en casa

Lo más importante es seguir el tratamiento antibiótico prescrito por el médico siguiendo estrictamente las pautas marcadas por éste, con el fin de evitar posibles complicaciones y no generar la aparición de resistencias a ese antibiótico.

Por lo demás, debe atenderse también al tratamiento de los síntomas:
  

  • Fiebre y dolor de garganta: usar antiinflamatorios (nunca ácido acetil-salicílico).
  • Sarpullido: se pueden utilizar cremas que alivien el picor.
      

Evitar el contagio de la escarlatina

La escarlatina se contagia por vía aérea, no por contacto con el sarpullido. Sin embargo, a las 24 horas de haberse iniciado el tratamiento con antibióticos ya no se podrá producir el contagio, por lo que el niño podrá ir al colegio en cuanto se sienta mejor, sin riesgos para sus compañeros.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO 

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.