Causas y tratamiento del sida

sida


El sida se inició en la década de los 80, afectando a millones de personas en todo el mundo, y hasta finales de los 90 estaba considerada como una enfermedad mortal. Fue la primera causa de muerte en el grupo de edad de 20 a 45 años.
Afortunadamente, en la actualidad los tratamientos disponibles (antirretrovirales) son capaces de frenar la reproducción del VIH en la sangre y han permitido que la infección causada por este virus se haya cronificado, por lo que en la mayoría de los casos el paciente no llega a desarrollar el sida.
Sin embargo, no sucede así en los países del tercer mundo, en los que la mayoría de las personas infectadas por este retrovirus no pueden acceder a los medicamentos.


el sida

Causas del sida


El sida está considerado como una enfermedad de transmisión sexual, aun cuando existen otras vías de transmisión:

  • Mantener relaciones sexuales de riesgo y sin protección (preservativos).
  • Transfusiones de sangre, aunque en la actualidad y en los países desarrollados es prácticamente imposible que se produzca el contagio de este modo al disponerse de pruebas de detección del VIH.
  • Compartir jeringuillas, lo que se da de forma particular en el consumo de drogas por vía parenteral.
  • De madre a hijo, lo que se conoce como transmisión vertical.
  • A través de heridas que entran en contacto con la sangre de una persona infectada (puede ocurrir en el caso de los profesionales sanitarios).
  • Mediante la donación de semen para fecundación in Vitro.
  • Si se recibe el trasplante de un órgano infectado.

El problema es que las personas infectadas pueden tardar mucho tiempo en desarrollar los primeros síntomas y entretanto pueden transmitir la infección a otros. Lo importante es saber que la infección por VIH no puede adquirirse mediante el simple contacto con un portador del VIH o a través de la saliva.
Los primero síntomas del sida se deben generalmente a las llamadas infecciones oportunistas, llamadas así porque no se suelen dar en personas con un sistema inmunitario sano, lo que debe llevar a realizar la prueba de detección del VIH para establecer el diagnóstico e iniciar el tratamiento lo antes posible.
Tratamiento del sida
Ante una persona infectada por el VIH, el objetivo fundamental del tratamiento es controlar la replicación del VIH en el organismo y de este modo evitar que el paciente llegue a desarrollar el sida. En este sentido, el cumplimiento del tratamiento es sencial para conseguirlo.
En la actualidad se dispone de una amplia gama de fármacos antirretrovirales que cumplen con este objetivo eficazmente y permiten a los pacientes llevar una vida prácticamente normal. Aunque los pacientes pueden desarrollar resistencias a estos fármacos, el número de ellos que existen permite suprimir el tratamiento y reiniciarlo con otra combinación de ellos.
No obstante, estos fármacos, aunque impiden que se desarrolle el sida y convierten la infección por VIH en una enfermedad crónica, tienen efectos adversos que pueden afectar a la calidad de vida de los pacientes:

  • Acumulación de grasa en la espalda y el abdomen.
  • Diarrea.
  • Sensación general de indisposición (malestar).
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Debilidad.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.