Cuándo es conveniente tener un seguro de decesos

El seguro de decesos es en realidad un contrato de servicios destinado a liberar a la familia del fallecido tanto de los trámites burocráticos derivados de la muerte del asegurado (inscripción del fallecimiento en el Registro Civil, obtención del certificado de defunción y la declaración de herederos, etc.) como de los gastos propios del sepelio o la cremación. Pero son muchos los que se plantean la conveniencia o no de contratarlo.

Para responder a esta cuestión conviene remontarse al origen de este producto que durante más de un siglo ha sido un tipo de seguro que únicamente se ofrecía en España. De hecho, nació para que las familias con pocos recursos económicos tuvieran la tranquilidad de poder afrontar los gastos de su sepelio cuando fallecieran. En la actualidad, los gastos de un sepelio modesto puede oscilar entre los 2.000 y los 5.000 euros, dependiendo de la localidad en que resida el fallecido. Y no todas las familias disponen de esta cantidad cuando esta circunstancia se produce. Además, los gastos aumentan cuando se añaden los trámites burocráticos relacionados con la muerte de un familiar.

La situación de solvencia económica marca la referencia fundamental sobre la conveniencia de contratar un seguro de decesos. Pero también lo es la comodidad que supone el liberarse de todos los trámites legales y tener que ocuparse únicamente de sobrellevar el duelo.

No obstante, hay otro factor a tener en cuenta. Algunos de los seguros de vida que se contratan al obtener una hipoteca, un crédito o una tarjeta de crédito, por poner un ejemplo, contemplan o bien anticipar a la familia los gastos del entierro o bien cubrirlos en su totalidad. Conviene, por tanto, revisar los seguros de vida contratados antes de decidir suscribir un seguro de decesos.

Cuándo Contratar Seguro Decesos

Una última cuestión es la de qué edad es la más indicada para contratar este tipo de seguro. Las compañías aseguradoras permiten suscribirlo a partir de los 14 años y hasta un máximo de 60-70 años. Pero, teniendo en cuenta que la esperanza de vida en España alcanza en la actualidad los 82-84 años, la edad más adecuada para contratarlo se sitúa en torno a los 40 años, ya que de este modo a los 80 las cuotas que se han abonado cubrirán con toda seguridad la totalidad de los gastos derivados del fallecimiento (tanatorio, féretro, traslado al cementerio, sepultura, flores, lápida, etc.).

Aun así, no hay que olvidar que si los costes del sepelio son inferiores a la cantidad desembolsada por el asegurado a lo largo de su vida, la compañía aseguradora deberá reembolsar la diferencia a la familia.

Finalmente, hay que tener en cuenta que en la actualidad el seguro de decesos ofrece otras prestaciones interesantes que deben tenerse en cuenta, como el dejar constancia del testamento vital, poder hacer testamento por medios informáticos con el correspondiente asesoramiento jurídico y ejercer el derecho al olvido en internet de modo que se borre toda huella digital del fallecido.

Todo ello hace que incluso las personas con importantes recursos económicos se planteen la conveniencia de contratar un seguro de decesos. Es una buena manera de asegurarse de que el sepelio o la cremación responderán a lo que uno desea. 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.