Agua, sudor,bebidas isotónicas

El agua es una de las sustancias más estrechamente relacionada con el mantenimiento de la revitalización y el antienvejecimiento celular.

Constituye el 60 y 70 % del peso corporal, siendo sumamente importante el consumirla antes de tener sed, pues ésta es un indicativo de que ya existe una deficiencia.

Si bien el agua es una remedio fundamental en el deporte y en la sudoración, en general, las bebidas isotónicas comerciales o caseras pueden añadir un grado de reposición más efectivo".

La pérdida de agua se realiza imperceptiblemente en un 35% a través de la piel (transpiración, 0.5 litros/día), en un 50% por riñón (orina, entre 1-1.5 litros/día), además de pulmones, jugos gástricos y heces.

Un serio desequilibrio fisiológico es la deshidratación, excesiva pérdida del agua. La sudoración abundante la facilita, además de acompañarse con eliminación de sodio, potasio, magnesio y espesamiento de la sangre, con las consecuentes alteraciones de "atascos metabólicos", nutrición y limpieza celular.

La deshidratación inicia un aumento de temperatura interna, que progresa a cansancio, pérdida de fuerza muscular, contracturas, agotamiento severo e inclusive pérdida de conocimiento. Se admite que llegar a una pérdida de un 20% de líquidos orgánicos produciría la muerte.

Un litro de sudor contiene entre 1 y 2 gramos de sodio, y su eliminación origina la aparición de cansancio, calambres e falta de concentración. La carencia de potasio y magnesio afecta la conducción nerviosa y la contracción muscular; además hay pérdida de vitaminas C y B1, ambas colaboradoras en diversos procesos metabólicos.

El cuerpo humano sometido a esfuerzo físico puede requerir de 3 a 8 litros de agua diariamente, dependiendo de la temperatura, humedad, esfuerzo y grado de entrenamiento, edad, etc... Por todo ello es aconsejable beber un vaso de agua fresca cada 15–20 minutos de esfuerzo físico.

Las bebidas isotónicas contienen una concentración en sales y algunos nutrientes similares a los del suero sanguíneo. Su absorción por el aparato digestivo es fácil y aunque es recomendable su uso en la práctica de deportes no se descarta el poder utilizarlo como refresco habitual. Su contenido calórico no debe superar las 30–50 kcalorías por cada envase (latas de 200 c.c.).

Si bien el agua es una remedio fundamental en el deporte y en la sudoración, en general, las bebidas isotónicas comerciales o caseras pueden añadir un grado de reposición más efectivo.

El contenido de azúcar no debe superar los 2–3 gramos por cien de líquido, porque una excesiva subida de glucosa en sangre puede favorecer una hipoglucemia reaccional. De ahí que algunos expertos aconsejen diluir al 50% con agua el contenido de cada lata de alguno de estos refrescos.

Una manera de preparar en la práctica un líquido muy aproximado al isotónico es utilizar un vaso de zumo de naranja natural, llevarlo a un litro con agua y añadiendo una pequeña cantidad de sal de cocina (una punta de cucharilla de postre). Mantenerla bien fría y beberla a cortos sorbos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.