Érase una vez la alimentación III

Primero los vegetales silvestres, luego la caza y la pesca, más tarde el fuego... Ahora el ser humano le tocaba descubrir el cultivar, abonar la tierra, regarla... ¡Nace la agricultura! ¿Os imagináis cuando el ser humano descubrió que de una semilla, de unos granos de cereales guardados bajo tierra, al cabo de unos días ya no estaban los granos, sino que comenzaban a salir tallos verdes y, más tarde, espigas repletas de más granos de trigo? ¡Qué impresionante invento! ¡Qué prodigio inexplicable para ellos! Todo era mágico, todo era "regalo de los dioses".

Y poco después, en vez de salir a buscar animales a bosques o llanuras, el hombre empieza a domesticar animales, cerrarlos en corrales, proporcionarles pastos... para luego comérselos con hierbas aromáticas a la parrilla. ¡Se iniciaba ganadería!; pero eso solo era el principio del arte de comer. Y de tener la comida en las huertas y en los corrales, de tener más fáciles y abundantes provisiones y del placer de comer en demasía y al disminuir el ejercicio físico, los humanos sedentarios comenzaron a vivir mejor y a ganar peso, a estar gorditos.

El primer alimento cultivado del mundo fueron los cereales, esos granos que crecen en espigas y que contienen almidón, el producto más importante suministrador de energía (hidratos de carbono) de la naturaleza, además de vitaminas, minerales y fibra, el nutriente estrella estimulador de los movimientos del intestino. Los cereales proporcionan uno de los nutrientes más importantes para el ser humano: los hidratos de carbono.

Lo cierto que la primera referencia del trigo, el gran cereal de nuestra civilización, la tenemos después del Diluvio Universal, tal vez hace unos 10.000 o 12.000 años, cuando el arca del bíblico Noe, se posó en las montañas del Cáucaso, cuando bajaron las aguas que cubrían al mundo. Y la Biblia coincide con los estudios que localizan en esa área al noreste Asia Menor, el comienzo del cultivo del trigo.

Tractor arando el campo bajo el sol

Además del trigo, contamos con otros cereales como el arroz, maíz, centeno y avena. Si el trigo es el "cereal estrella" de Europa, culturas afines (Estados Unidos, Sudáfrica...) y Medio Oriente el arroz lo es de Asia (China, Japón, India, Filipinas...) y el maíz de Centroamérica (Cuba, Méjico, Costa Rica, Guatemala...) y América del Sur (Colombia, Ecuador, Venezuela...) Todos son buenas fuentes de energía, por lo que debemos cuidar su ingesta para no engordar.

No obstante, los alimentos son viajeros, transportados por el viento, el agua o por los medios de transportes habituales. Las invasiones, las conquistas, es decir, la ocupación de un país por personas extranjeras, también han influido en su conocimiento y difusión.

Seguro que habéis oído hablar de cereales o alimentos integrales. Ellos proceden de granos o harina sin refinar, es decir íntegra según sale de la espiga. La harina refinada sólo contiene almidón y de ella se fabrica el pan blanco, el cual no contiene fibra o escasa cantidad de ésta. Es más aconsejable el pan integral, auque ello no quiere decir que el pan blanco sea malo.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.