Prevención del cáncer de próstata

cáncer de próstata

  • Obesidad: no cabe duda de que mantenerse en el peso adecuado es una medida preventiva eficaz para muchas enfermedades. En lo que respecta al cáncer de próstata no está claro que el sobrepeso determine un mayor riesgo de sufrirlo. Según algunos estudios los hombres obesos presentan un menor riesgo de tener un cáncer de desarrollo lento pero más posibilidades de sufrir un cáncer de próstata agresivo.
      
  • Alimentación: seguir una dieta equilibrada también una buena medida preventiva de cara a muchas enfermedades y parece que también para el cáncer de próstata, aunque la manera en que ciertos alimentos pueden contribuir a su desarrollo no deja de generar controversias. Una dieta rica en carnes rojas y escasa en frutas y verduras parecen tener una mayor probabilidad de sufrir este tipo de cáncer. Algunos estudios también sugieren que un consumo excesivo de calcio (lácteos o suplementos nutricionales) tienen un riesgo aumentado, no así cuando el consumo es el normal. Otros, sin embargo apuntan a que una alimentación con un alto contenido de tomates, repollo, brécol, coliflor, soja, judías y otras legumbres, además de pescado,  podría asociarse a un menor riesgo de padecer un cáncer agresivo. También un exceso de vitamina E parece conferir un incremento del riesgo.
prevención cáncer de próstata
  • Ejercicio físico: los hombres que llevan a cabo regularmente actividad física tienen un riesgo ligeramente menor de cáncer de próstata.
  • Tabaquismo: siempre es bueno dejar de fumar. Hay estudios recientes que parecen asociar este hábito a un muy pequeño aumento del riesgo, pero es un hecho que todavía está por confirmar.
  • Medicamentos: los hombres que tienen hiperplasia benigna de próstata y son tratados con inhibidores de la 5-alfa-reductasa tienen un menor riesgo de desarrollar un cáncer de bajo grado pero mayor de sufrir uno de alto grado (más agresivo).
  • Antecedentes familiares: el hecho de que el padre o un hermano hayan tenido un cáncer de próstata duplica el riesgo de sufrir la enfermedad , y mayor aún si hay más varones de la familia que están afectados. El riesgo es más significativo si los familiares han padecido el cáncer siendo jóvenes (40 a 55 años de edad). En tales casos debe realizarse un seguimiento de los familiares que no han desarrollado la enfermedad para que en el caso de que aparezca actuar poder actuar en las fases iniciales.
      

A la vista de todas las evidencias que van aportando los diferentes estudios que se realizan en relación a posibles factores de riesgo frente al cáncer de próstata, lo único cierto es que una vida sana (alimentación y actividad física) reduce las probabilidades de sufrirlo. Al margen de ello, es muy difícil adoptar medidas preventivas eficaces, ya que no se puede actuar sobre los principales factores de riesgo, como son la edad, la raza y los antecedentes familiares.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.