¿Das lo mejor de ti?

Algunas causas de bajo rendimiento sexual pueden resolverse con unos ajustes en el estilo de vida.   

Reducir el estrés

Si tienes la sensación de que en el trabajo o en casa estás saturado, probablemente no encuentres el momento idóneo para el sexo. Lo más seguro es que, además, el estrés esté añadiendo presión a tu relación de pareja.De hecho, el estrés es la principal causa psicológica de impotencia en muchos hombres.

Intenta identificar las razones de por qué estás estresado. En ocasiones no podrás cambiar o modificar dichas razones pero, en muchas otras ocasiones, cambios sencillos en tu estilo de vida pueden hacer desaparecer experiencias estresantes.

La correcta y saludable gestión de tu tiempo es la estrategia más importante a la hora de enfrentarte al estrés.

Vigilar el consumo de alcohol

Incluso tomado en cantidades moderadas, el alcohol puede llegar a bloquear el estímulo nervioso necesario para tener una erección, así como a afectar negativamente a tu capacidad sexual. Beber demasiado puede incluso llevarte a hacer cosas de las que más tarde puedes arrepentirte como, por ejemplo, no utilizar preservativos.

Dejar de fumar

Hoy día, uno de los mejores regalos que le podemos hacer a nuestra salud es dejar de fumar, y no sólo porque pueda salvarnos la vida. Fumar provoca impotencia y calvicie prematura, por no hablar del aliento y del olor corporal. Además, el hecho de no fumar incrementa la producción de semen y la fortaleza del mismo, así como el volumen de la eyaculación.

Estar en forma

Ponerte en formar y mantenerte tendrá un efecto muy apreciable en tu capacidad sexual.

Básicamente, mejorarás la circulación sanguínea y la función muscular, evitando un agotamiento precoz. Asimismo, la práctica habitual de ejercicio físico reducirá el riesgo de sufrir una parada cardíaca. Por todo ello, sería ideal que hicieras ejercicio físico al menos durante 20 minutos tres días a la semana.

Aumenta tu autoestima

Es curioso, pero la mayoría pensamos que la confianza y la autoestima de las personas que nos rodean es mejor, mayor y más fuerte que la nuestra, cuando la realidad es bien distinta. Has de convencerte de que la mayoría de las personas se preocupan por las mismas cosas que tú, lo que, sin embargo, no ha de frenarte para dar pasos adelante y así eliminar los sentimientos de inseguridad.

Valora positivamente tu persona, así como tus logros. No hay duda de que cuanto más "te quieras" por tus cualidades, normales y especiales, más capaz serás de aceptar y generar buena química y respeto entre las personas que son importantes para ti.

Otra consecuencia de tener una baja autoestima es la falta de seguridad a la hora de expresar tu opinión. ¿Dices que "sí" a cualquiera cuando sabes que deberías decir "no"? Si respondes afirmativamente a esta pregunta, entonces parte de tu problema en la cama puede ser esta falta de seguridad.

Para desenvolverte bien en todas las áreas de la vida has de ser capaz de mantenerte firme. No necesitas ser agresivo, tan sólo debes habituarte a decir lo que realmente piensas.

Prevenir la halitosis

¿Necesitas hablar con tu pareja sobre tu mal aliento? ¿Puedes hacerlo sin que ella se ponga a cierta distancia? El mal aliento y una deficiente higiene oral pueden arruinar las posibilidades de cálidos besos, verdaderas "llaves del amor".

La halitosis, o mal aliento, es causada por una acumulación bacteriana. Fumar, no cepillarse los dientes, no usar seda dental correctamente o abusar de los alimentos condimentados son causas del mal aliento. Básico para evitarlo es cepillarse los dientes después de cada comida -y también puede ayudar en determinados casos, cepillarse la lengua-.

Barbas y bigotes pueden ser refugios para las bacterias, de ahí que debas asegurarte de lavarlos con tu jabón o champú habituales. Tanto la barba reciente como el aftershave pueden irritar la piel de otras personas, por ello, intenta ir recién afeitado y utilizar un aftershave que no sea excesivamente "abrasivo".

Sexo seguro

A menos que tengas una relación monógama y de toda la vida, usa preservativos siempre que practiques sexo. Los riesgos de no hacerlo son obvios: contagios de Enfermedades de Transmisión Sexual, entre otras, el SIDA, así como la posibilidad de un embarazo no deseado. Asegúrate cuando compres preservativos de que lleven certificado de calidad.

Por otra parte, los preservativos fosforescentes en la oscuridad, los que llevan música (no es broma, existen) o los que tienen formas muy novedosas (¿qué te parece un tigre? -por lo del salto-), tienen gran probabilidad de no ser muy eficaces a la hora de prevenir embarazos o infecciones.

Resolver los problemas de impotencia

La impotencia también afecta puntualmente a los jóvenes, siendo muy común la negativa a recurrir al consejo médico. La disfunción eréctil puede ser el primer síntoma reconocible de una enfermedad subyacente, como la diabetes mellitus, la insuficiencia cardíaca o el cáncer de próstata.

No te avergüences de hablar con tu médico de la impotencia. Él está habituado a tratar de ello más de lo que piensas. La impotencia es curable hasta en un 95% de los casos. Existe una amplia gama de tratamientos disponibles.

Habla, rompe la rutina, disfruta y habla

Los hombres destacan generalmente por no ser muy abiertos a la hora de tratar temas delicados, pero la mayoría de los problemas de cama pueden ser resueltos con una charla de pareja. Algunas causas de bajo rendimiento pueden resolverse con unos ajustes en el estilo de vida. El más sencillo: rompe con tu rutina sexual.

Si, por otra parte, sientes dolor al orinar o te aparece flujo en el pene, deberás acudir al médico, más allá del temor a situaciones embarazosas. Es muy importante que tengas claro que las enfermedades de transmisión sexual, si no se tratan, provocan enfermedades crónicas y esterilidad.
  

Redactado por Bupa.com. Adaptado y traducido por www.sanitas.es bajo la supervisión médica del Dr. Ignacio Orive.
  
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.