Consejos para el día a día cuando se vive solo

    
Las personas mayores que viven solas tienen que tomar medidas especiales en su día a día para prevenir accidentes o emergencias. Seguir una serie de pautas les ayudará a hacer su vida más sencilla y segura.

Llegar a la tercera edad no significa siempre verse obligado a vivir con un familiar o en una residencia. En nuestro país son muchas las personas mayores que viven solas ya que a pesar de ello, se sienten capaces de seguir con su rutina habitual.

Consejos cuando se vive solo

Para evitar complicaciones en el día a día de estas personas es recomendable seguir una serie de pautas:  

  • Hablar a diario con los familiares: Ya sea por teléfono o en persona, es importante mantener una relación diaria con ellos para saber cómo se encuentran y ayudarles en caso de que necesiten algo en especial.
  • Instalar medidas de seguridad: Para evitar accidentes, es recomendable contar con barras de sujeción en el baño y asegurar que el suelo es antideslizante para disminuir el riesgo de caídas. Además, instalar detectores de humo o sistemas de seguridad en las puertas ayudará a evitar más de un problema inesperado.
  • Tener siempre un teléfono o un pulsador de emergencia a mano: Con estos dispositivos podrán contar con ayuda de forma rápida en caso de accidente o malestar físico. Además, les proporciona mayor sensación de seguridad e independencia.
  • Realizar actividades sociales: Ya sea salir a pasear con un vecino o acudir a un centro de día, hay que procurar que mantenga sus relaciones sociales para que no caiga en el aislamiento.
       

Asegurar el bienestar de las personas mayores que viven solas es complicado en muchos casos ya no solo para ellos, sino también para sus familiares. En caso de dudas o inseguridad a la hora de respetar su decisión de vivir solos, no tengas miedo a contar con la ayuda y consejos de profesionales en cuidados para la tercera edad.  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.